Aragón

MEDICINA

Un descendiente de Ramón y Cajal estrena una técnica que explora el corazón de fetos

Carlos López Ramón y Cajal trabaja en el Complejo Universitario de Vigo, uno de los primeros del mundo en utilizar este ecógrafo.

López Ramón y Cajal es experto en esta tecnología.
Un descendiente de Ramón y Cajal estrena una técnica que explora el corazón de fetos
FARO DE VIGO

De casta le viene a este Ramón y Cajal que, sobrino bisnieto del premio nobel de Medicina, ha probado un pionero escáner que permite detectar con la máxima precisión malformaciones en los órganos de fetos de solo 3 meses (unas 14 semanas).

Carlos López Ramón y Cajal se formó en Zaragoza y actualmente es jefe de Ginecología y Obstetricia del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi). Este doctor explica que fue la empresa que fabrica este ecógrafo la que le ofreció que lo probara en exclusiva junto con otro profesional alemán, y que el aparato ya funciona de forma rutinaria en Galicia y se ha aplicado a cientos de pacientes.

El principal secreto de la máquina es su extraordinaria resolución, que permite estudiar cavidades de 2 milímetros. Es ideal para detectar malformaciones congénitas de tipo cardiaco, del sistema nervioso o del tórax (a las 14 semanas, el corazón del feto no supera los 8 milímetros) y permite escuchar sus latidos, ver cómo el bebé olfatea el líquido amniótico y observar la sangre que fluye por sus vasos sanguíneos.

«Todo esto es posible porque mientras un ecógrafo normal tiene 256 canales, este cuenta con 9.200 canales de ultrasonido. Es otra dimensión», reconoce Carlos López Ramón y Cajal. El doctor precisa, además, que ningún otro hospital español lo está utilizando actualmente.

El sistema tiene aplicaciones en 3D y 4D y también es capaz de grabar vídeos. Además, en el caso de los diagnósticos más complicados se pueden capturar las imágenes para que, después, un grupo de especialistas las analicen con más calma.

El doctor insiste en que se trata de una «tecnología revolucionaria» de la que en, este momento, se beneficia este hospital que atiende más de 5.000 partos cada año (un número un poco superior al de los alumbramientos que tienen lugar en el Miguel Servet de Zaragoza).

La tecnología se ha presentado ya en varias convenciones profesionales, como el Congreso Mundial de Perinatología que se celebró recientemente en Barcelona.

Larga trayectoria

Carlos López Ramón y Cajal nació y estudió la carrera en Zaragoza, pero después se formó en diversos hospitales. Por ejemplo, pasó cuatro años en el Clínico de Tenerife y ahora está establecido como jefe de servicio en el Chuvi, el complejo que se ha convertido en centro de referencia de esta técnica. Por estas instalaciones pasan ya médicos de muchos países que quieren conocer cómo funciona este ecógrafo (hay otro en Alemania y un tercero en Estados Unidos). «Como en este tipo de disciplinas, quien maneja el aparato es fundamental. La pericia del médico es clave a la hora de tener resultados», añade el doctor.

Etiquetas