Teruel
Suscríbete por 1€

Teruel

Las estafas por internet se disparan en Teruel y el fiscal pide "cautela" a la población

En 2021 hubo 540 denuncias por timos en la provincia, un 67% más que en 2020. La escasez de comercios lleva a los ciudadanos a comprar a distancia

rbt
El fiscal encargado de delitos informáticos, Ángel Julián, en su despacho del Palacio de Justicia de Teruel.
M. A. M.

La Fiscalía de Teruel ha alertado de que el número de estafas por internet en la provincia se ha disparado y pide a los ciudadanos que sean "muy cautos" y no aporten nunca sus datos bancarios a personas o entidades que desconocen. En 2021, la Guardia Civil registró 540 denuncias de ciudadanos que habían sido timados y que ahora están siendo investigadas por la justicia turolense, un 66,6% más que el año anterior, cuando se detectaron solo 324.

"El número de estafas va a más", advierte el fiscal delegado de delitos informáticos en Teruel, Ángel Julián, quien explica que, muchas veces, el fraude va dirigido a personas mayores o que están desinformadas. No obstante, la franja de edad más afectada por estos engaños es la de los nacidos entre 1963 y 1994, quienes, al contar entre 28 y 60 años, poseen mayor poder adquisitivo por encontrarse en la edad activa laboral, lo que los convierte en blanco de los estafadores.

Un tejido comercial físico más reducido que en provincias con ciudades más pobladas hace que en Teruel se compre mucho por Internet, poniendo al territorio en el punto de mira de personas que han optado por el engaño para obtener ganancias en una época de crisis económica, afirma el fiscal.

Entre las estafas que investiga la Fiscalía turolense están las compras a través de páginas web falsas, en las que el cliente paga, pero no recibe el producto adquirido. En otros casos, el ciudadano, tras vender por internet un mueble antiguo, recibe la llamada de una supuesta empresa de transportes que le dice que irá a recoger la pieza y le pide los datos de su cuenta bancaria para ingresarle el dinero acordado, una cuantía que nunca le llegará y que, al contrario, le será sustraída por el delincuente. "A veces, el timador le dice al vendedor que ha tenido que consignar más dinero del previsto y que, por favor, envíe el bien y la diferencia de precio, con lo que la víctima pierde por partida doble", aclara Julián.

Utilizar el teléfono móvil para recibir dinero también tiene su riesgo, pues los timadores han aprendido a imitar los mensajes de los proveedores legales de servicios de pago, pero confundiendo al usuario hasta el punto de que este acaba por pagar una cantidad. El fiscal recomienda desconfiar de todo aquel que pida las claves bancarias, aunque el peticionario parezca ser el propio banco. "Tu entidad de ahorro nunca te va a pedir las claves porque ya las tiene", advierte. Añade que las ofertas para hacer que una persona se convierta en millonaria aportando antes una pequeña cantidad son un engaño y que la inversión en criptomonedas con el señuelo de disponer de una información privilegiada puede acabar arruinando a una persona, como ya ha ocurrido en la provincia.

La compra de acciones de empresas conocidas a través de agentes que asumen el riesgo "debe hacernos sospechar; nadie quiere perder", destaca el fiscal, quien añade que, a veces, son las propias víctimas las que obstaculizan la investigación, avergonzadas por lo ocurrido o ante el temor de que el banco no les indemnice. Ángel Julián recomienda recurrir siempre a los canales de compra y venta conocidos y a empresas con garantías, "que nunca van a querer jugarse su prestigio".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión