Teruel
Suscríbete por 1€

Teruel

El joven de Alcañiz acusado de matar a su novio dice que nunca tuvo intención de hacerle daño

Ha declarado en el juicio con jurado iniciado este lunes en la Audiencia Provincial de Teruel que no recuerda nada de lo ocurrido

Jorge Joaquín Manero, a su llegada a la Audiencia Provincial de Teruel para ser juzgado.
Jorge Joaquín Manero, a su llegada a la Audiencia Provincial de Teruel para ser juzgado.
Antonio García/Bykofoto

Jorge Joaquín Manero Martínez, el joven de 31 años de edad vecino de Alcañiz que está acusado de haber matado a su novio el 12 de julio de 2020 en la finca de sus padres situada a las afueras de la ciudad, ha dicho este lunes en el juicio con jurado popular que se sigue por aquellos hechos que no recuerda en ningún momento que quisiera acabar con la vida de su pareja. “Nunca tuve intención de hacerle daño, ni se me pasaría por la cabeza”, ha declarado en la sala.

El acusado ha recordado que aquel día ambos se desplazaron hasta el centro urbano de Alcañiz y estuvieron consumiendo alcohol en varios bares y algún porro, pero ha explicado que su memoria se borra por completo al llegar al momento en que, según le narraron sus padres con posterioridad, se inició una discusión entre ambos, seguida de una pelea, que acabó con los dos dentro de la piscina del chalet familiar, lugar en el que murió su pareja, José Antonio García Gadea, nueve años mayor que él.

Manero se ha mostrado arrepentido de lo ocurrido aquel 12 de julio de 2020 y de los “muchos errores” cometidos en su vida, de los que ha culpado a la droga, a la que, ha dicho, se enganchó en 2015. “Ese día cambió la vida de una familia a la que no puedo ni mirar a la cara, pero también la mía y la de mis padres, todo lo que había construido, nuestros planes de futuro, sé que nunca volverán y es algo con lo que tengo que vivir el resto de mi vida; ese dolor, esa pena”, ha declarado.

El juicio ha arrancado pasadas las 12.00 del mediodía y ha continuado hasta las dos de la tarde, quedando suspendido hasta primera hora de este martes. El fiscal pide que el acusado sea condenado a 22 años de cárcel como responsable de un delito de homicidio agravado, pues la víctima era una persona vulnerable, al tener reducida su movilidad.

El Ministerio Público considera que, una vez que la pareja regresó por la tarde a casa de los padres del procesado tras haber pasado el día por el casco histórico de Alcañiz, comenzó entre ellos una pelea y Jorge Joaquín Manero se quitó el collar que llevaba y se lo puso a José en el cuello apretando fuertemente hasta estrangularlo y casi quitarle la vida. El fiscal sostiene que, a continuación, Jorge arrastró a José hasta la piscina y allí lo sumergió para asegurarse de que moría. A preguntas de esta parte, el encausado ha reconocido que ese día llevaba el collar, pero ha dicho no recordar nada de lo ocurrido.

La acusación particular, ejercida por la familia del fallecido y en manos de la abogada Amparo García Tamarit, coincide con la Fiscalía de Teruel en el relato de los hechos y pide casi la misma pena, 22 años y medio de cárcel, si bien estima que lo ocurrido constituye un delito de asesinato, pues Jorge Joaquín Manero se habría asegurado de eliminar la capacidad defensiva de José para cumplir su propósito de acabar con su vida.

El abogado defensor de Manero, Fernando del Campo, estima que la muerte de José se debió a un homicidio por imprudencia. El letrado ha negado que su defendido utilizara el collar que llevaba para hacer un lazo en el cuello de su pareja y estrangularla. Ha afirmado que lo que ocurrió fue “una pelea entre dos varones borrachos y drogados que, fruto de un forcejeo, caen a la piscina, donde continúa la pelea con el fatal desenlace”. “No hay dolo ni alevosía, no hay deseo de matar”, ha remarcado el letrado, que pide para su cliente cuatro años de prisión.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión