Teruel
Suscríbete

Teruel

Paso decisivo para liberar 200 metros de muralla y mejorar la imagen de Los Arcos en Teruel

El Ayuntamiento turolense aprueba derribar la Fonda Utrillas y los corrales de la Nevera y abrir una plaza en la Ronda de Dámaso Torán

El Ayuntamiento quiere recuperar nuevos tramos de muralla ocultos por edificios en la Ronda Dámaso Torán de Teruel.
El Ayuntamiento quiere recuperar nuevos tramos de muralla ocultos por edificios en la Ronda Dámaso Torán de Teruel.
Jorge Escudero

El Ayuntamiento de Teruel ha dado luz verde a una modificación urbanística que permitirá liberar 200 metros de la antigua muralla medieval, ahora engullida por diversas edificaciones, y mejorar la imagen de la zona del Acueducto de los Arcos, una de las puertas de entrada a la ciudad.

Aunque todavía hay que exponer al público el planteamiento y estudiar las alegaciones que se presenten, todo ello antes de conseguir la aprobación definitiva por el Consejo Provincial de Urbanismo del Gobierno aragonés, el paso dado por el Consistorio es “firme, inequívoco y definitivo” para que la Ronda de Dámaso Torán, en su recorrido entre el Torreón de la Bombardera y la plaza Domingo Gascón, “tenga la prestancia y la estética que merecen”, afirma la alcaldesa de Teruel, Emma Buj.

La idea es derribar, entre otros edificios, la Fonda Utrillas y los corrales de la Nevera –donde tradicionalmente se guardan los toros ensogados de la Vaquilla– para dejar visible un nuevo tramo de muralla y poder reordenar espacios a continuación. Como aclara el concejal de Urbanismo, Juan Carlos Cruzado, los emblemáticos toriles seguirán estando en la zona, pero en un edificio de nueva construcción con características distintas al actual.

Cruzado resalta que la muralla que saldrá a la luz no tendrá la espectacularidad de los tramos recuperados hasta ahora, pues fue hecha de tapial –tierra pisada y encofrada– y en muchos puntos prácticamente ha desaparecido quedando solo restos de su trazado. Sin embargo, la intervención supone dar continuidad al proyecto de convertir en atractivo turístico el antiguo cinturón protector de la ciudad, además de hacer posible la circulación por antiguas callejuelas del casco histórico de Teruel que ahora tienen el paso cortado.

La actuación enlaza con el propósito municipal, desde hace casi 20 años, de mejorar el urbanismo de la zona de Los Arcos y las Rondas de Dámaso Torán y Ambeles, dotando a este espacio de una amplia plaza para el esparcimiento de los ciudadanos. Ya en 2004, el equipo de gobierno, formado entonces por PSOE y PAR, propuso soterrar el tráfico rodado, si bien esta medida se descartó por su elevado coste y, según afirma la alcaldesa de Teruel, del Partido Popular, por ser “inviable técnicamente”.

En 2017, el Ayuntamiento, gobernado por el PP, solicitó un crédito estatal de más de dos millones de euros para indemnizar a los propietarios y promotores de la antigua Fonda Utrillas tras haberles obligado, hacía una década, a paralizar las obras que se llevaban a cabo en esos terrenos. El objetivo era, igualmente, dejar visible un nuevo tramo de la muralla medieval.

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Teruel, Samuel Morón, recuerda que, por el “capricho” del PP de dar la licencia de obras a la fonda Utrillas y luego anularla, el Consistorio “tuvo que pagar 2,6 millones de euros” al propietario. A su juicio, "la mala gestión" de los populares costó una cuantiosa indemnización “a todos los turolenses”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión