Teruel
Suscríbete

Teruel

Cadena humana en Olba para pedir que el agua vuelva a la Acequia del Diablo

Más de 200 personas han regado con cubos un huerto en protesta por la falta de caudal del canal

El puente del Cantal de Olba ha sido escenario este domingo de una protesta en la que vecinos y regantes de esta localidad turolense han reclamado que el agua vuelva a pasar por la Acequia del Diablo. El conducto se quedó seco a principios de año, cuando el canal de mayor tamaño del que se abastecía dejó de llevar agua a la empresa hidroeléctrica a la que venía aprovisionando, al haber caducado la concesión. Históricamente, la acequia se alimentaba directamente de un azud en el Mijares, pero el derrumbe de esta infraestructura hace unos 20 años hizo que pasara a recibir agua del canal.

Más de 200 personas han formado una cadena humana y han regado con cubos un huerto de la zona, poniendo de manifiesto con esta acción que el campo necesita el agua del río Mijares. Tras la movilización, los participantes han cantado jotas alusivas a su demanda con la ayuda del grupo Astí Queda Ixo!.

Los vecinos calculan que más de un centenar de familias no han podido regar sus huertos este año al secarse la Acequia del Diablo. Cristina Leralta, miembro de la Asociación Mijares Vivo -una de las entidades convocantes de la protesta- ha destacado que, además, "la falta de puntos de toma de agua agrava el peligro de incendio en la zona", un auténtico vergel a orillas del Mijares al que en los últimos años han llegado nuevos pobladores. Olba suma 226 vecinos y su escuela, con 55 alumnos, está en crecimiento.

El alcalde de Olba, Federico Martín, y la alcaldesa de Albentosa, Yolanda Salvador, participando en la movilización.
El alcalde de Olba, Federico Martín, y la alcaldesa de Albentosa, Yolanda Salvador, participando en la movilización.
Jorge Escudero

En el trasfondo de la movilización se encuentra la decisión del Gobierno central de demoler la presa de los Toranes, levantada en los años 50 del siglo pasado en el curso del Mijares a su paso por el término municipal de Albentosa, una vez que la empresa hidroeléctrica ha dejado de funcionar. La medida se ha encontrado con una fuerte oposición de los vecinos, quienes sostienen que el embalse, tras más de 70 años de funcionamiento está integrado en el entorno y no produce ningún problema medioambiental.

La alcaldesa de Albentosa, Yolanda Salvador, que ha participado en la manifestación, ha afirmado que antes de proceder al derribo de la presa “debe estudiarse la situación y las necesidades de la zona”. “No se puede abandonar la vida en el valle de Olba y por eso lucharemos hasta el último momento”, ha dicho.

Vecinos y regantes de Olba piden que el agua vuelva a la Acequia del Diablo
Vecinos y regantes de Olba piden que el agua vuelva a la Acequia del Diablo
Jorge Escudero

Federico Martín, alcalde de Olba, también presente en la cadena humana, ha manifestado que “cuando una acequia se pierde, parte del territorio también se pierde”. “Estamos intentando -ha añadido- crear oportunidades y no espacios vacíos”.

Por su parte, el colectivo ‘El Mijares no se toca’, partidario de la demolición de la presa tras haber agotado su vida útil, ha emitido un comunicado en el que afirma que la Acequia del Diablo nunca ha tenido permiso legal para una toma de agua de la central hidroeléctrica, pues siempre la ha tomado directamente del río. Añade que la eliminación de viejas presas “es una medida importante para recuperar la salud de los ecosistemas fluviales, su conectividad y el valor socioeconómico de las comunidades locales”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión