Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Teruel

El dueño de la granja de Teruel que sacrificó 92.700 visones pide que le paguen la indemnización que le corresponde

Joaquín Marco, propietario de la granja de visones Secapiel de La Puebla de Valverde (Teruel) en la que se detectó un brote de covid-19 el pasado mes de julio y hubo que sacrificar a los 92.700 animales por orden del Gobierno de Aragón, ha denunciado que todavía no ha cobrado la indemnización que le corresponde.

La Puebla de Valverde,Granja de visones/01-12-20/foto:Javier Escriche[[[FOTOGRAFOS]]]
Granja de La Puebla de Valverde en la que se están ultimando los trabajos de desinfección.
Javier Escriche

Joaquín Marco, propietario de la granja de visones Secapiel de La Puebla de Valverde (Teruel) en la que se detectó un brote de covid-19 el pasado mes de julio y hubo que sacrificar a los 92.700 animales por orden del Gobierno de Aragón, ha denunciado que todavía no ha cobrado la indemnización que le corresponde.

En un comunicado, Marco ha reconocido que se encuentran en una situación “desesperada” y ha advertido de que, si no llega la indemnización que les corresponde, no podrán continuar con ese negocio o iniciar uno nuevo que permita generar riqueza y trabajo en el territorio. “Todavía no hemos cobrado ni un solo euro y, lo que es peor y más desespera, este año está perdido y tememos que el próximo se pierda también, porque el ciclo del visón es anual”, ha lamentado el propietario.

Marco ha recordado que a mediados del mes de mayo del pasado año se detectó un brote de coronavirus entre los trabajadores de la granja, siendo todos ellos asintomáticos, pero el Gobierno de Aragón ordenó el 16 de julio el sacrificio de los 92.700 visones.

Así, ha asegurado que desde la explotación lo aceptaron y colaboraron con la administración “en todo momento”, siendo ellos quienes se encargaron del sacrificio de los animales y de la posterior desinfección de las instalaciones.

Por este motivo, ha explicado el propietario, demandaron una indemnización por los animales sacrificados, la limpieza y desinfección de la granja, las materias primas que no se pudieron utilizar y el despido de los trabajadores, que el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente aceptó, realizando su propia valoración.

Sin embargo, Marco ha denunciado que nueve meses después de lo sucedido todavía no han cobrado la indemnización. “La granja tenía 14 trabajadores y está ubicada en una zona rural despoblada; 14 familias que están sufriendo las consecuencias de este retraso injustificable”, ha señalado el propietario, considerando que, si la indemnización no llega pronto, “será demasiado tarde y no servirá para nada, se destruirá una pequeña empresa con 30 años de actividad”. 

Según señala en la nota, la situación contrasta con lo acontecido en Holanda, donde, según afirma, en verano de 2020 se sacrificaron los visones de 640 granjas y en diciembre "ya habían cobrado las indemnizaciones". Añade que en Dinamarca los 1.600 criaderos afectados por el mismo problema ya han recibido una cantidad próxima a los 2.500 millones de euros, o lo que es lo mismo, el 50% de la indemnización que les corresponde. 

"¿Por qué aquí en España no se procede de la misma manera?", se pregunta el dueño de la granja de La Puebla de Valverde. "¿Cómo pretenden los responsables políticos reactivar la economía?", añade.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión