Teruel
Suscríbete

empleo

Tarmac desmanteló 22 aviones en 2020, su récord desde que aterrizó en el aeropuerto de Teruel

La planta de reciclado, que está cerca de alcanzar su máxima capacidad, genera 37 empleos.

Fuselaje de un avión a medio desmantelar en la planta de reciclado de Tarmac en el aeropuerto.
Fuselaje de un avión a medio desmantelar en la planta de reciclado de Tarmac en el aeropuerto.
Heraldo.es

La planta de desmantelamiento de aviones de Tarmac Aragón en el aeropuerto de Teruel cerró en 2020 el año con más actividad desde su entrada en servicio, en 2014, con el reciclado de 22 aviones de gran tamaño. La empresa filial de Airbus desvincula el alto ritmo de desmontaje de aviones de la congelación de la actividad aérea con la epidemia de la covid-19 y lo relaciona con un incremento de la eficacia de las propias instalaciones, que ya ocupan de forma directa a 37 trabajadores.

El procesamiento de los aviones permite aprovechar el 94% de su peso con la obtención de piezas y materias primas que se destinan, de nuevo, a la fabricación de aeronaves. Los principales componentes obtenidos en la planta fueron aluminio, acero y titanio. La más relevante de todas en cuanto a volumen extraído fue el aluminio, con 1.550 toneladas recuperadas el año pasado.

La intensa actividad de desmantelamiento de 2020 supuso el 40% de las 55 aeronaves que se han reciclado desde que la planta de Tarmac arrancó hace seis años. El 6% de los aviones que no puede reutilizarse se entrega a gestores autorizados de residuos. Además de materias primas, de cada avión se extraen entre 1.500 y 2.000 piezas para su reutilización tras un exhaustivo proceso de certificación que garantiza su buen estado de conservación y su trazabilidad.

Los 22 aviones desmontados el año pasado están cerca del máximo de producción de la sección de reciclado de Tarmac, que todavía podría crecer hasta un tope de entre 28 o 30 aeronaves anuales.

El modelo de avión que más se retiró de la circulación para su desguace fue el Boeing B747, un gigante de la aviación conocido popularmente como Jumbo con un peso en vacío que ronda las 170 toneladas. Ocho unidades de este aparato terminaron su vida en las instalaciones de Tarmac en Teruel. Le siguieron en el camino del reciclado el Airbus A240 que pesa entre 130 y 170 toneladas, el A320 y el A330.

El director de Tarmac Aragón, Pedro Sáez, señala que en 2020 se registró "un pico" en la demanda de desmantelamiento de aviones con un ritmo de trabajo "muy importante". La labor realizada permitió hacer "una limpia" de los encargos acumulados. Sáez recalcó que la labor de la empresa es "absolutamente respetuosa" con el medio ambiente al gestionar las partes inservibles de las aeronaves.

Sáez desvinculó la intensa actividad de reciclado de la pandemia porque, a su juicio, las compañías aéreas están "a la espera" de que llegue la reactivación del sector cuando el coronavirus retroceda para fijar "sus necesidades de aeronaves". De momento, no es un factor que aporte encargos a la planta de Teruel.

Pedro Sáez considera que, a pesar de las informaciones difundidas durante la pandemia respeto al ocaso del mayor avión de pasajeros actual, el A380, no tiene encargos para desmantelar ninguna de estas aeronaves, 12 de las cuales están aparcas en la campa de larga estancia del aeropuerto, gestionada también por Tarmac.

El directivo señala que, a la hora de condenar un avión al desmantelamiento, las compañías aéreas tienen en cuenta que los costes de mantenimiento y de consumo de combustibles sean tan altos que cuestionen la rentabilidad de las aeronaves, una circunstancia que suele llegar cuando cumplen 25 años.

La empresa Tarmac mantiene estacionados y en mantenimiento 112 aviones en la campa de larga estancia del aeropuerto, con capacidad para un máximo de 120 aeronaves de gran tamaño. La próxima ampliación de la plataforma con las obra en curso habilitará otras 25 plazas.

Cemex presume de su aportación al complejo aeronáutico

La multinacional Cemex presume de haber "contribuido a la construcción" del aeropuerto de Teruel, "una de las infraestructuras aéreas más importantes y rentables ejecutadas en nuestro país". La empresa cementera informa en un comunicado de que desde que se puso en marcha la construcción de la plataforma aeroportuaria turolense ha aportado 30.000 toneladas de cemento y 100.000 metros cúbicos de hormigón.

Resalta que el 100% de los productos que ha suministrado al aeropuerto son de procedencia aragonesa. La totalidad del cemento ha procedido de la fábrica de Cemex en Morata de Jalón (Zaragoza). Cuenta que las obras actualmente en ejecución para ampliar el aeropuerto consumirán otros 40.000 metros cúbicos de hormigón, 16.000 de ellos en el hangar con capacidad para dos A380.

El director de materiales de Cemex, Alberto Gómez, se declara "orgulloso de haber participado" en el desarrollo del aeropuerto, que «revitaliza» la economía de la zona, particularmente interesante en "estos tiempos de pandemia".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión