Despliega el menú
Teruel

Teruel

La autopsia confirma que el joven abatido en Andorra recibió tres disparos y un golpe en la cabeza

Malestar en la localidad turolense al aparecer pintadas en contra del agente que usó su arma reglamentaria

Teruel
Una pintada
Heraldo

La autopsia realizada al cadáver de Joel García Balaguer, el joven de Andorra que, tras sufrir un brote psicótico, fue abatido este lunes por los disparos de un guardia civil, confirma que la víctima sufrió tres impactos de bala y un golpe en la cabeza. El examen forense, muy complejo, se ha llevado a cabo a lo largo de los dos últimos días en el Instituto de Medicina Legal de Aragón en Zaragoza con la participación de cuatro médicos especialistas.

Fuentes cercanas a la investigación vinculan el golpe en la cabeza a una patada que otro de los agentes que acudió a la casa propinó al joven, si bien habría sido "de forma involuntaria". Según estas fuentes, tras el tiroteo la víctima cayó al suelo, pero no por ello dejó de intentar agredir con un cuchillo a los integrantes de la patrulla de la Guardia Civil que habían acudido para conminarle a que cesara en su actitud agresiva y, en caso contrario, reducirlo. Uno de los efectivos, al objeto de que el joven soltara el arma blanca,dirigió su bota hacia el antebrazo de este, pero el golpe acabó en la frente debido a los continuos movimientos de la víctima.

Añaden que esta sucesión de hechos no hubiera sido posible con una munición más lesiva que la que utilizó el guardia civil que accionó su arma, puesto que tres balas de un mayor calibre hubieran acabado con la vida de Joel al instante, ya que los disparos se produjeron a una distancia de tan solo un metro o metro y medio.

El propio agente habría reconocido ya ante la magistrada del Juzgado de Alcañiz que investiga lo sucedido ser el autor del golpe que presenta en la frente el cadáver de Joel, con la aclaración de que la patada iba dirigida al brazo con la intención de que la víctima desasiera el cuchillo.

La familia del fallecido, hundida por el terrible suceso, pidió este miércoles "respeto" ante el tremendo dolor que todos sus miembros están sufriendo. "Estamos pasando por una trágica circunstancia. Solo queremos que nos devuelvan el cuerpo de nuestro hijo, que podamos despedirnos de él y enterrarlo como hace todo el mundo y que nos dejen llorar, algo que no hemos dejado de hacer desde el pasado lunes", manifestó la madre, Herminia. La mujer explicó que no han tomado ninguna decisión respecto a posibles acciones legales ante la dramática muerte de Joel, de 30 años de edad.

La aparición ayer en Andorra de pintadas en contra del agente que usó su arma reglamentaria para reducir a Joel ha causado malestar en la localidad. La Asociación Española de Guardias Civiles, AEGC, condenó estas "pintadas de acoso" y recordó que el joven "trató de apuñalar al agente y que este salvó su vida gracias al chaleco antibalas". Desde la Asociación Unificada de la Guardia Civil, AUGC, muestran su "preocupación" ante la posibilidad de que se cree hacia el agente un "ambiente hostil" que "pueda perjudicarle en su vida diaria".

El suceso ocurrió en el porche de la casa familiar de Joel. La Guardia Civil acudió avisada por el Servicio de Emergencias 112 de que un joven, en actitud muy agresiva, amenazaba a sus padres con un cuchillo y un destornillador. Los agentes y los sanitarios que acudieron al lugar intentaron tranquilizar a Joel, pero no fue posible y, en un momento dado, el joven abrió la puerta con rejilla tras la que se encontraba y se abalanzó contra uno de los guardias, que disparó 3 veces. Solo una de las balas se quedó en el cuerpo de Joel, las otras dos lo atravesaron impactando, una en la rodilla de su hermano y la otra en una pared.

El caso lo instruye el Juzgado número 2 de Alcañiz. A lo largo de la mañana de este miércoles declararon en el cuartel de Andorra los cuatro agentes que acudieron al domicilio, quienes afirmaron que el agente que disparó lo hizo en defensa propia. En la Comandancia de Alcañiz testificaron los sanitarios que presenciaron los hechos y que trabajaron en la reanimación de la víctima.

La madre cuenta que su hijo atacó a su padre

Un mensaje de voz grabado por la madre de Joel García Balaguer y difundido a través de las redes sociales relata que el joven andorrano atacó a su padre, tras sufrir un brote psicótico, la tarde del pasado lunes. La mujer, Herminia, explica que, ante lo sucedido, la familia se vio obligada a pedir ayuda al servicio de emergencia del 061 –la versión oficial aportada por la Guardia Civil menciona al 112– y dice, a continuación, que enseguida llegaron a la casa cuatro agentes de la Benemérita.

La madre señala que los agentes intentaron hablar con Joel durante unas dos horas, pero que este se puso muy violento. Explica que ella no presenció los hechos porque estaba encerrada en una habitación y añade que oía alboroto en la casa debido a que el joven no quería irse con los guardias civiles voluntariamente.

La mujer supone que el suceso se produjo en el porche de la casa y afirma que Joel atacó a un guardia civil con un cuchillo y que este le disparó. Relata también que los servicios sanitarios, actuando con una gran rapidez, intentaron reanimar a su hijo durante una hora, pero que finalmente no lo consiguieron y Joel murió. El mensaje recoge igualmente que un hermano del joven acudió al hospital de Alcañiz al resultar herido de bala en la rodilla, así como que todo ha terminado de mala manera.

Etiquetas
Comentarios