Despliega el menú
Teruel

coronavirus en aragón

Sanitarios de un pueblo de Teruel, en una felicitación navideña: "Nuestro enemigo invisible también se sienta a la mesa"

​Los profesionales del centro de salud de Mas de las Matas han grabado un vídeo para desear una Feliz Navidad a sus vecinos apelando a la responsabilidad para vencer definitivamente al virus.

Una imagen del vídeo, difundido a través de las redes sociales por el equipo del centro de salud de Mas de las Matas (Teruel).

El equipo al completo del centro de salud Mas de las Matas (Teruel) ha colgado las batas y los EPI al acabar su jornada y se ha grabado en el interior de sus hogares para mandar una felicitación navideña diferente en estas fechas tan complicadas en las que se pide prudencia. Al igual que muchos profesionales, temen que las celebraciones navideñas desemboquen en una tercera ola que ponga en peligro a la Sanidad aragonesa, y hacen balance de lo vivido en un emotivo vídeo que acompaña de fondo la melodía de Ludovico Einaudi 'Nuvole Bianche'. 

"Érase una vez de marzo, un día concreto en un año para olvidar", comienza el vídeo que han difundido a través de las redes sociales. "No teníamos protecciones y nuestros vecinos y nuestras vecinas vinieron a nuestro auxilio antes que nadie. Pequeños gestos, grandes soluciones, y así poder cuidaros", recuerda otra profesional. 

"Batas, gafas, mascarillas y gorros hechas desde el más profundo cariño. La alegría en nuestras caras se reflejaba cada vez que nos hacíais llegar esos presentes. Era como si vinieran los Reyes Magos", subrayan varios trabajadores.

En el vídeo, el equipo al completo del Centro de Salud de Mas de las Matas recuerda algunos de esos momentos vividos y lo difícil que fue para todos ellos luchar contra una enfermedad silenciosa y tan nueva. "Nosotros también lo pasamos mal cada vez que uno de nuestros vecinos se iba en esos vehículos con luces", añade otra sanitaria en relación al sonido de las ambulancias. 

Los profesionales se acuerdan también de los más mayores, recogen el esfuerzo realizado en las residencias para poder cuidar de todos y piden ahora "acordarse de ellos" para devolverles lo que hicieron en los momentos más complicados de esta pandemia.

"Ahora se merecen que estemos pendientes. Nuestro respeto y admiración para quienes cuidan de ellos (...). También para todos y cada uno de nuestros comerciantes, hosteleros, autónomos, los que tienen abierta una puerta y trabajan día a día cara el público", subraya otra trabajadora en el vídeo. 

Llegó el verano y la enfermedad tampoco dio tregua. Los pueblos se llenaron de gente y muchas de esas personas se quedaron a vivir en la zona

"Tuvimos y tenemos casos, quién sabe si tendremos. Pero hemos estado pendientes de todos y cada uno de ellos", recalcan los sanitarios del pueblo. 

Médicos, enfermeros y auxiliares de este centro de salud turolense reconocen que el agotamiento empieza a hacer mella en la población, que sigue cumpliendo mayoritariamente con las restricciones. Ahora -añaden- llegan días de reencuentro, comidas y cenas familiares. Y a su juicio, toca hacer otro esfuerzo individual y colectivo para frenar los contagios y no convertirse en contactos estrechos de un positivo. 

"Este año no va a poder ser, pero esperaremos y valdrá la pena. Al año que viene podremos reunirnos y abrazarnos. Nuestro enemigo invisible también se sienta en la mesa. Tenemos que seguir en la misma línea. Vuestra actitud puede salvar vidas", afirman en un esperanzador relato. 

"En nuestra familia, somos cuatro, hace tiempo que nuestra vida social se limita al trabajo, y la de los niños al cole. Evitar romper esos grupos de convivencia estable es esencial también para que el curso pueda seguir adelante"

Pilar Borraz, coordinadora del centro de salud de Mas de las Matas, explica que el vídeo se ha hecho con el apoyo de toda la plantilla: desde médicos a enfermeros, contando también con ayuda de la auxiliar administrativa y de la limpiadora de este ambulatorio rural. "Aquí somos todos un equipo", destaca ella. Un equipo que tiene "esperanza en el futuro" y que quiere que este cuento que han empezado a escribir tenga para todos los aragoneses un "final feliz". 

"En nuestra familia, somos cuatro, hace tiempo que nuestra vida social se limita al trabajo, y la de los niños al cole. En los coles se está haciendo un trabajo excepcional, siguiendo unos planes de contingencia escrupulosos. El evitar romper esos grupos de convivencia estable es esencial también para que el curso pueda seguir adelante. Así que por el momento, continuaremos como hasta ahora", confiesa esta profesional, al contar cómo piensa celebrar sus vacaciones de Navidad

Etiquetas
Comentarios