Despliega el menú
Teruel

Teruel

Un equipo de espeleólogos retira 4.000 kilos de chatarra del río Aguas Vivas, en Segura de Baños

El material rescatado pertenece a un camión de gran tonelaje que cayó al cauce hace 50 años

Teruel
Un grupo de espeleólogos, con las piezas rescatadas del río Aguas Vivas este fin de semana.
Heraldo

Un equipo de 16 espeleólogos de la Federación Aragonesa de esta especialidad ha logrado extraer del río Aguas Vivas 4.000 kilos de chatarra y otros materiales pertenecientes a un camión de gran tonelaje que hace 50 años se precipitó al cauce en Segura de Baños. Con el paso del tiempo, el vehículo quedó semienterrado, por lo que las tareas de rescate de las piezas están siendo muy complicadas al tener que ser retirados previamente todos los sedimentos.

Los espeleólogos iniciaron el trabajo a mediados del pasado mes de junio, pero la crisis sanitaria por la covid les ha obligado a aplazar varias veces sus intervenciones programadas. Este fin de semana, de viernes a domingo, han podido rescatar buena parte de los materiales que cayeron al río. La recuperación del motor del camión, que en el accidente salió despedido del vehículo y quedó oculto bajo el agua del cauce, es una de las fases más arriesgadas. De hecho, como indicó este domingo el coordinador de la operación, Javier Moros, el motor aún no ha podido ser desmantelado en su totalidad y las tareas continuarán en posteriores fines de semana.

Teruel
Las tareas se han desarrollado a lo largo de todo el fin de semana.
Heraldo

El objetivo es devolver a su estado original el cauce del río Aguas Vivas, eliminando el impacto paisajístico que provocó aquel accidente. El trailer se precipitó por un desnivel de 80 metros y, por suerte, el conductor salió ileso al poder saltar antes de que el camión cayera al río.

Los espeleólogos, llegados de distintos puntos de la Comunidad Autónoma, agradecen a los pequeños comercios de la zona la colaboración que les han prestado para que esta actuación medioambiental sea un éxito. Kordas y Talleres Valero, de Montalbán, han sido su apoyo más directo.

Las dificultades para acceder al lugar en el que se encuentra el camión obligan a los espeleólogos a moverse deslizándose por cuerdas y tirolinas. Estos materiales deben ser desmontados tras cada intervención para evitar que sean robados.

Etiquetas
Comentarios