Despliega el menú
Teruel

empleo

La fábrica Ronal de Teruel negocia un segundo ERTE para toda la plantilla hasta final de 2020

La crisis del automóvil lleva a la empresa de llantas a plantear una reducción de la actividad que afectará a sus 530 trabajadores de forma rotativa,

Imagen de la segunda planta de Ronal Ibérica, inaugurada en PLATEA en 2017.
Imagen de la segunda planta de Ronal Ibérica, inaugurada en PLATEA en 2017.
Javier Escriche

El fabricante de llantas de aluminio para coches Ronal Ibérica de Teruel, la mayor empresa de la provincia con sus 530 trabajadores, negocia con la representación de la plantilla la aplicación de un segundo expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que suceda al actualmente en vigor y que se prolongará hasta finales de año. La propuesta empresarial, que pretende una reducción de la actividad para toda la plantilla con carácter rotativo hasta el 31 de diciembre, ha tropezado con la rotunda oposición del comité de empresa.

Los apuros que atraviesa el sector del automóvil con la crisis desatada por el coronavirus han llevado a la empresa a plantear a los trabajadores un ERTE que entraría en vigor tras la finalización del actual, prevista para el próximo 19 de junio. Las conversaciones entre la dirección y el comité de empresa se iniciaron hace dos semanas y las posiciones están todavía muy distanciadas.

El director gerente de Ronal Ibérica, Dominik Wiederhold, ha reconocido que la situación de la empresa "no es buena". Señala que la necesidad del segundo ERTE se deriva de "la crisis general" del sector del automóvil, con una caída de las ventas y apuros para los fabricantes –Nissan acaba de anunciar del cierre de la planta Barcelona con la pérdida de unos 20.000 empleos entre directos e indirectos–.

Wiederhold explica que el futuro del sector es "bastante incierto" y la empresa tienen que estar "preparada" para afrontar una caída drástica de la demanda durante lo que resta del año. El directivo admite que las posiciones de plantilla y de la dirección están muy alejadas, pero adelanta que el acuerdo para el segundo ERTE deberá firmarse "sí o sí" a finales de junio como muy tarde. Señala que si no hay sintonía entre las dos partes las consecuencias "serán mas graves". A su juicio, los sindicatos "entrarán en razón" para consensuar el expediente.

Desde el comité de empresa denuncian que no se están cumpliendo las condiciones acordadas para el ERTE vigente y recalcaron que mientras no se apliquen no se plantean negociar un nuevo expediente de regulación. Una fuente sindical señala que la principal discrepancia radica en que se pactó que la reducción de la actividad afectaría a toda la plantilla de forma rotativa e igualitaria pero, según sostienen los sindicatos, la dirección no sigue este reparto equitativo del trabajo.

La suspensión temporal de la actividad propuesta hasta fin de año afectará a la práctica totalidad de la plantilla, según adelantó el director general, aunque habrá "unas pocas excepciones".

Actualmente, la empresa, con una planta en el polígono industrial La Paz y otra en PLATEA, ocupa al 40% de la plantilla en aplicación del ERTE "por causa de fuerza mayor" derivado de la covid-19 e iniciado el pasado 19 de marzo con tres meses de vigencia. Aunque, inicialmente, el parón de la producción fue total, el pasado 20 de abril se reanudó la producción parcialmente en la planta del polígono La Paz y está previsto que el próximo 1 de junio se reactive la fábrica de PLATEA hasta alcanzar el 70% de la capacidad productiva.

Ronal Ibérica estrenó en 2017 la fábrica de PLATEA tras una inversión de 100 millones de euros y con 100.000 metros cuadrados de superficie. Con el nuevo centro de trabajo puede alcanzar una producción de 2,8 millones de llantas de aluminio anuales. Entre los clientes de la empresa, figuran Ford, PSA, Volkswagen, Mercedes, BMW, Seat, Peugeot y Citroën.

Etiquetas
Comentarios