Despliega el menú
Teruel

Teruel

Siete de 14 empleados de una granja de visones en La Puebla de Valverde dan positivo

La DGA realiza un seguimiento del comportamiento de los animales para determinar si pudo haber transmisión del virus a humanos

Teruel
La granja se encuentra en la localidad turolense de La Puebla de Valverde, en la imagen.
Laura Uranga

Siete de los 14 empleados de una granja de visones ubicada en la localidad turolense de La Puebla de Valverde han dado positivo en la prueba PCR para detectar coronavirus que se ha practicado a la totalidad de la plantilla desde sus respectivos centros de salud.

A los otros siete, que dieron resultado negativo, se les está realizando un estudio de anticuerpos para determinar si ya han pasado la enfermedad. Todos los casos son asintomáticos. El análisis de estos trabajadores se inició porque una persona relacionada con uno de ellos dio positivo en la prueba que se le practicó.

Tras detectarse este foco de contagio de la covid-19, desde el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón se está realizando un seguimiento a los visones que incluye la vigilancia de su comportamiento. El objetivo es averiguar si ha podido existir transmisión de la enfermedad entre los animales y los trabajadores.

Por el momento, no hay resultados sobre el estudio llevado a cabo con los visones, informaron ayer desde el Gobierno aragonés. Las mismas fuentes oficiales indicaron que cualquier anomalía detectada en los animales sería comunicada al Ministerio de Sanidad.

Precisamente, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, apuntó esta semana que los visones podrían ser el reservorio original del virus de la covid-19,tras producirse un posible primer contagio de visones a humanos en una granja en Países Bajos, aunque ha puntualizado que este extremo hay que confirmarlo mediante estudios.

El Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente holandés consideró que “sigue siendo insignificante”, el riesgo de que el virus se transmita del visón a los humanos fuera de los cobertizos en que están estos animales en las granjas.

Los cambios en el código genético del SARS-Cov-2 pueden ser rastreados, por lo que comparando los códigos genéticos del virus en diferentes animales y personas, los científicos pueden obtener información sobre cuándo y dónde se infectaron, explicó el Ministerio.

El virus encontrado en el trabajador enfermo “mostró similitudes” con el que se halló en el visón infectado en ese mismo lugar, agregó el Ministerio.

Con ese y otros datos, los investigadores concluyeron que “es probable que un miembro del personal de una granja infectada haya sido infectado por el visón”.

Los investigadores están mapeando el “árbol genealógico” del virus en personas infectadas en la zona que rodea a la granja de visones, lo que les permitirá construir un cuadro tan completo como sea posible. 

Etiquetas
Comentarios