Despliega el menú
Teruel

TEruel

Parón en las obras de la piscina climatizada de Teruel al tropezar con una línea eléctrica soterrada

El Ayuntamiento tendrá que desviar el cableado, cuya existencia desconocía. La reanudación del proyecto estrella de la legislatura permanece sin fecha

Teruel
Las obras de construcción de la nueva piscina climatizada de Teruel están paradas.
Heraldo

Las obras de construcción de la piscina climatizada de Teruel, el proyecto estrella del Ayuntamiento en esta legislatura, están paralizadas tras haber sido detectada una línea eléctrica de media tensión en el subsuelo. El cableado, del que se desconocía su existencia, discurre justo por el centro de la parcela en la que se está excavando el vaso de la piscina.

Los trabajos se interrumpieron meses antes de que el pasado 14 de marzo se decretara el estado de alarma por la pandemia de la covid-19, una medida que supuso, por sí misma, la paralización de todas las obras. Tras reactivarse el sector de la construcción al moderarse la curva de contagios en el país, la ejecución de la nueva piscina climatizada de la capital turolense no se ha reanudado.

La línea de media tensión que ahora impide avanzar en las obras fue descubierta de manera indirecta por la empresa adjudicataria del proyecto, Marco Infraestructuras. Tras picar en la tierra y dañar involuntariamente un cable de baja tensión del que tampoco se tenía constancia, contactó con Endesa, titular de la infraestructura, quien informó de que por la misma zona pasaba también una línea de media tensión.

El tramo eléctrico afectado por la construcción de la piscina de invierno mide 80 metros y forma parte de la línea de 500 metros que une la gasolinera cercana con el hipermercado que hay en la zona y con el polideportivo Los Planos. La continuidad de las obras exige desviar la línea por cuestiones de seguridad y operativas, pues su presencia impide instalar la torre-grúa necesaria para la construcción de las nuevas instalaciones.

Fuentes de la compañía eléctrica señalan que a finales de 2019 el Ayuntamiento contactó con ella para solicitar el desplazamiento de la línea de media tensión. Tras pasar Endesa un presupuesto que cifraba en 18.000 euros el coste del cambio de trazado, "no hemos recibido ninguna respuesta por parte del Consistorio", señalan desde la empresa eléctrica.

El concejal delegado de Obras e Infraestructuras en el Ayuntamiento de Teruel, Juan Carlos Cruzado, lamentó este viernes la paralización de las obras y responsabilizó a Endesa del incidente, al considerar que la compañía eléctrica "debió comunicar dónde están sus líneas, máxime cuando se ha dado una gran publicidad al proyecto de construcción de una nueva piscina climatizada".

Desde Endesa rechazan esta queja y afirman que "lo lógico" es que la entidad promotora de una obra revise su propio servicio de documentación o contacte con la empresa eléctrica y con otras compañías para saber por dónde discurren las redes de servicios, ya sean de luz, de gas, telefonía, u otras prestaciones, en los terrenos en los que pretende iniciar unos trabajos.

Juan Carlos Cruzado puntualiza que al hallazgo de una línea eléctrica desconocida se sumaron otros problemas. Al parecer, al comenzar las obras, se detectaron filtraciones de agua procedentes de la piscina de verano contigua y surgieron complicaciones para encontrar una parcela en la que verter toda la tierra fruto de la excavación. Por último, se produjo la pandemia por coronavirus, que ralentizó el funcionamiento de la Administración a la hora realizar determinados trámites. "Ha sido una conjunción de dificultades", subraya el concejal, quien admite que "no se sabe cuándo se retomarán las obras".

Desde Marco Infraestructuras señalan que en el proyecto de la nueva piscina climatizada "no aparece" ninguna línea de media tensión en el subsuelo, si bien puntualizan que la llegada de la pandemia y la "congelación burocrática" que ha traído consigo, no han ayudado en nada a solucionar los problemas que han ido surgiendo.

La piscina climatizada de Los Planos, con un coste de 3,8 millones de euros, es una de las obras más demandadas por la ciudadanía turolense. Las únicas instalaciones acuáticas cubiertas de carácter público que existen en la capital provincial, ubicadas en el polideportivo San Fernando, han quedado obsoletas y pequeñas para dar servicio a la población, que ronda los 35.000 habitantes.

Etiquetas
Comentarios