Despliega el menú
Teruel

Teruel

La DGA toma las riendas del Asilo San José de Teruel para garantizar la atención a los mayores

El centro, con 131 ancianos, ha recibido material sanitario y el refuerzo de dos enfermeras, pero necesita más personal

Residencia San Jose en Teruel/25-03-20/foto:Javier Escriche [[[FOTOGRAFOS]]]
El Asilo San José, en la foto, ha pasado a estar bajo la supervisión del Gobierno de Aragón.
Javier Escriche

El Asilo San José de Teruel, de titularidad privada y gestionado por una comunidad de religiosas, ha pasado a estar bajo la supervisión del Departamento de Sanidad del Gobierno aragonés. La medida, según la DGA, tiene como objetivo dar "una atención más eficiente" a los 131 mayores que residen allí. El centro ha registrado en los últimos días un fallecido por coronavirus y otro con síntomas de infección –si bien no se le practicó el test–. Además, otros tres ancianos, que se encuentran estables, han dado positivo.

La situación ha desbordado al personal que trabaja en el asilo, que ha tenido que aislar a los ancianos en distintos espacios y según sus condiciones de salud, así como extremar las medidas de desinfección, para evitar contagios. Las dos únicas enfermeras de este geriátrico difundieron esta semana un vídeo en el que pedían ayuda ante la falta de recursos humanos y materiales que padece el centro. Ambas mostraban cómo tenían que utilizar batas hechas con bolsas de basura para atender a los residentes no infectados a fin de reservar los pocos equipos de protección homologados con que contaban para asistir a quienes se habían puesto enfermos.

Al estar bajo la supervisión de la DGA, el centro ha recibido dotación económica para la contratación del personal que necesite, pero el problema radica ahora en encontrarlo, pues la demanda de este tipo de profesionales ha crecido. Este miércoles se incorporaron dos enfermeras enviadas por el Servicio de Atención Primaria de la DGA y el geriátrico ha llegado a un acuerdo con dos nuevos auxiliares, pero no llegaron las ocho limpiadoras que se esperaban "porque tienen miedo y no han querido venir", explicó la directora, sor María Santos.

El asilo dispone ya de equipos completos de protección individual que ha enviado Sanidad, a los que se suman los adquiridos por el propio geriátrico. "Ahora estamos mucho mejor de material y damos las gracias por ello, pero seguimos peleando por un aumento del personal", explicó una de las enfermeras que aparecían en el vídeo con el que el pasado martes solicitaban ayuda. Esta profesional sanitaria admitía tener "miedo" y estar "muy cansada".

Mientras, en la residencia de Monreal del Campo, donde apareció el primer caso de coronavirus de la provincia al que siguieron otros, trabajadores y mayores celebraban con aplausos el regreso de uno de los primeros ancianos que se contagió y que ha recibido el alta hospitalaria.

Etiquetas
Comentarios