Despliega el menú
Teruel

teruel

Ratifican que la DGA pague a Acciona 3 millones por anular el contrato del hospital

 El TSJA afirma que la Administración debe asumir las consecuencias de su decisión unilateral de replantear el proyecto.

Imagen de las obras del nuevo hospital de hace solo unos días.
Imagen de las obras del nuevo hospital de hace solo unos días.
Antonio Garcia/bykofoto

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha ratificado la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número dos de Zaragoza que en 2016 condenó al Gobierno aragonés a indemnizar con 3 millones de euros más los intereses legales a la adjudicataria de las obras del nuevo hospital de Teruel en 2012, Acciona. El motivo fue haber anulado tres años después –en 2015– el contrato suscrito con dicha empresa ante la necesidad de revisar el proyecto para adaptarlo al riesgo sísmico que presenta el solar donde se proyectaba el centro hospitalario.

El fallo aún puede ser recurrido en casación ante el Tribunal Supremo. Fuentes del Departamento de Sanidad de la DGA afirmaron ayer que el Gobierno aragonés no ha desembolsado por ahora la cuantía indemnizatoria que reclama la constructora y a la cual la justicia está dando la razón.

El TSJA considera que fue la Administración la que decidió de manera unilateral el replanteamiento del proyecto del futuro hospital de Teruel, por lo que considera "justo" que esta "asuma las consecuencias" de tal medida. El razonamiento del Tribunal Superior de Justicia de Aragón coincide con el del juzgado zaragozano que dictó la primera sentencia y por ello desestima el recurso de apelación que posteriormente formuló la DGA contra el fallo de primera instancia.

Ambos tribunales valoran que, tras ser adjudicados a Acciona los trabajos por un montante de 73 millones de euros, la DGA no llevó a cabo el replanteo de la obra –un trámite de comprobación del ajuste entre el proyecto, los trabajos y los terrenos que supone a la postre la autorización para el inicio de la construcción– en el plazo legalmente previsto, por lo que la empresa tiene derecho a ser compensada.

El Gobierno aragonés alegó ante el TSJA que el contratista sabía que no era posible el replanteo en el plazo estipulado cuando no existía aún dirección de obra y que conocía a la par que la Administración de los problemas sísmicos existentes. Agregó en su defensa que no llevó a cabo el replanteo porque la obra estaba en entredicho debido al riesgo de terremotos denunciado y que al final afectó al proyecto. Por último, la DGA argumentó que la adjudicataria consintió en el retraso del replanteo al firmar y aceptar el reajuste de anualidades planteado por la Administración aragonesa.

Sin embargo, el TSJA indica en su sentencia que no es responsabilidad de la contratista que no hubiera dirección de obra hasta mucho después del plazo establecido para el replanteo y que la Administración sabía desde 2009, varios años antes de la adjudicación de las obras, de los problemas y riesgos sísmicos.

Tras la rescisión del contrato con Acciona, la construcción del hospital de Teruel salió de nuevo a licitación, adjudicándose por lotes a distintas empresas en 2018. La ejecución del proyecto, con un coste global de 84 millones de euros, arrancó en marzo de 2019 y en la actualidad se encuentra muy avanzada la estructura del futuro hospital de la capital turolense, llamado a sustituir al anticuado e insuficiente en espacio Obispo Polanco.

El proyecto del nuevo hospital de Teruel, anunciado en 2005, ha estado plagado de avatares que han demorado el inicio de los trabajos. A los dos procesos de adjudicación que tuvieron lugar en el plazo de siete años se suma que en 2015 el Tribunal de Contratos Públicos de Aragón tumbó el pliego de condiciones por entender que contenía cláusulas ilegales, lo que también retrasó las obras.

Etiquetas
Comentarios