Despliega el menú
Teruel

TEruel

Los arquitectos técnicos se rinden ante la labor de la Fundación Santa María de Albarracín

El Consejo General de la Arquitectura Técnica de España premia a la entidad turolense por la restauración del patrimonio y la conservación de técnicas tradicionales de construcción

Teruel
Vista de Albarracín, con sus casas y edificios públicos restaurados con técnicas y materiales de construcción tradicionales.
Heraldo

La Fundación Santa María de Albarracín, con más de 30 edificios restaurados en sus dos décadas de andadura, ha sido galardonada por el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE) con el Premio Nacional de la Edificación.

La distinción, que será recibida por la entidad turolense en el transcurso de una gala en Madrid el próximo 14 de noviembre, reconoce la labor de conservación del patrimonio arquitectónico, la puesta en valor de ambientes urbanos de singular belleza o la recuperación de técnicas tradicionales de construcción que realiza a diario la Fundación Santa María de Albarracín.

El jurado ha estado presidido por Francisco J. Martín, director general de Arquitectura, Vivienda y Suelo en representación del Ministerio de Fomento y ha intervenido como secretario Iñaki Pérez, que desempeña el mismo cargo en el CGATE . Junto con la Fundación Santa María de Albarracín han sido galardonados el arquitecto técnico Antonio Garrido, de Murcia, y el artista canario César Manrique a título póstumo.

El premio reconoce los buenos resultados de la Fundación Santa María de Albarracín en la rehabilitación de edificios mediante técnicas tradicionales, pero también los efectos de su labor en la empleabilidad de los jóvenes y en la disminución de la despoblación de la comarca, así como la recuperación de oficios antiguos o la difusión de las ventajas de la restauración de inmuebles para usos religiosos, civiles o industriales, entre otros.

Teruel
Los miembros del jurado que ha otorgado el galardón a la Fundación Santa María de Albarracín.
Heraldo

Antonio Jiménez, director gerente de la Fundación, ha expresado su satisfacción por el galardón. A su juicio, “muchas veces, los pequeños logros conseguidos por este tipo de entidades sin ánimo de lucro no tienen la suficiente difusión, por lo que hay que celebrar que estos premios pongan el foco sobre nuestra labor”. Según ha dicho Jiménez, la distinción recibida, que se suma a la Medalla Driehaus que recayó hace menos de un mes sobre él mismo y el arquitecto Antonio Almagro por la recuperación del patrimonio en la localidad turolense, supone un acicate más “para seguir trabajando por estar a la altura de estos premios”.

En similares términos se ha manifestado el presidente del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Teruel, José Juan Salvador. La institución que preside fue la que decidió, al conocer las Bases de este Premio de Edificación, presentar la candidatura que, a la postre, ha resultado premiada: “Cuando recibimos la invitación del Consejo General para proponer candidatos a los I Premios Nacionales de la Edificación, una vez comentado en Junta de Gobierno, no lo dudamos. La Fundación Santa María de Albarracín, reunía todas las características que resaltaban las bases del Premio convocado; es un orgullo para la provincia de Teruel, pero lo es también a nivel nacional e internacional”.

Etiquetas
Comentarios