Despliega el menú
Teruel

Teruel

El guardia civil de Albarracín accidentado dio un tasa de alcohol superior al límite penal de o,60 e irá a juicio

La Fiscalía sostiene que el accidentado arrojó una tasa de 0,62 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, superior al 0,60 a partir del cual es delito

Teruel
El vehículo, que quedó destrozado, se salió de la carretera y chocó contra las señales informativas en el entorno de una ermita de Tramacastilla.
redes sociales

El teniente del puesto de la Guardia Civil de Albarracín que el pasado jueves dio positivo en el test de alcoholemia que sus compañeros le practicaron tras sufrir un accidente con su coche en su día libre será juzgado el próximo 19 de noviembre en el Juzgado de lo Penal de Teruel. Según la Fiscalía, el accidentado arrojó una tasa de 0,62 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, por encima del 0,60 a partir del cual el Código Penal lo considera delito.

De probarse la tasa que sostiene la Fiscalía, el mando de la Guardia Civil podría ser condenado a penas de prisión de tres a seis meses o multa de seis a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, además de la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta 4 años. Así lo señala el artículo 379 del Código Penal, que establece estos castigos para el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro.

El accidentado estaba citado este miércoles por la  mañana a un juicio rápido en Teruel por esta causa, pero no ha llegado a entrar en la sala de vistas al haber comparecido previamente en la oficina del Juzgado de Instrucción número dos y no reconocer los hechos, mostrando su desacuerdo con la condena que solicitaba para él la Fiscalía. Al no haberse conformado con la pena propuesta por el Ministerio Público y haber superado la tasa de 0,60 a partir de la cual se considera delito, su caso va al Juzgado de lo Penal.

La Fiscalía acusa al accidentado de un delito contra la seguridad vial y solicita  que por ello le sea impuesta una multa de 2.160 euros y se le retire el permiso de conducir durante 15 meses.

El acusado ha mostrado su desacuerdo con la calificación de la Fiscalía al considerar que en el momento del accidente no se encontraba bajo los efectos del alcohol y que, además, debe tenerse en cuenta un margen de error en el resultado que arrojó el alcoholímetro.

El guardia civil, que salió ileso del accidente, ha estimado que lo sucedido debería tramitarse, a lo sumo, como una infracción administrativa, pero nunca como un asunto de carácter penal.

La tarde del pasado jueves, su coche se salió de la carretera y dio vueltas de campana estrellándose contra varias señales informativas instaladas en el entorno de una ermita de Tramacastilla. Desde el vehículo, automáticamente, fueron avisados los servicios de emergencia personándose en el lugar una patrulla de la Guardia Civil que, tras asistirlo, le practicó el preceptivo control de alcoholemia.

Etiquetas
Comentarios