Despliega el menú
Teruel

Teruel

Tercer traslado de los mayores de la residencia de Alfambra en solo 7 días

El centro cierra definitivamente y los ancianos se mudan a otro geriátrico tras una clausura fallida que ya los llevó de ida y vuelta la semana pasada

Ancianos procedentes de la residencia de Alfambra son trasladados a la residencia Rey Ardid en Teruel tras el cierre temporal de la primera. Foto Antonio Garcia/bykofoto. 04/11/19 [[[FOTOGRAFOS]]]
Ancianos procedentes de la residencia de Alfambra son trasladados a la residencia Rey Ardid en Teruel tras el cierre temporal de la primera. Foto Antonio Garcia/bykofoto. 04/11/19 [[[FOTOGRAFOS]]]
Antonio García/Bykofoto

Los 31 mayores de la residencia municipal de Alfambra iniciaron ayer por la mañana su traslado a un nuevo geriátrico ante el cierre definitivo del centro este próximo jueves por la crisis económica que atraviesa la empresa gestora. Es la tercera vez en siete días que algunos –si bien no todos– de los residentes hacen sus maletas. La mañana del pasado martes, una decena de mayores ya se mudaron a la residencia Rey Ardid de la capital turolense al haberse acordado la clausura de las instalaciones, pero tuvieron que regresar esa misma noche a Alfambra tras aparecer una nueva empresa interesada en hacerse cargo del centro. Al echarse atrás esta compañía, el centro está abocado nuevamente al cierre.

La mudanza desbordaba ayer a algunos familiares. "Esto es un jaleo muy gordo para nosotros", se quejó el hijo de una mujer con movilidad reducida que llevó a su madre hasta la Rey Ardid en su coche particular. El hombre criticó que el Ayuntamiento de Alfambra, titular de las instalaciones, "no haya negociado con tiempo un acuerdo con una empresa que evitase el cierre de la residencia".

La nieta de otra residente trasladada a la Rey Ardid calificó de "vergonzoso" que los mayores "hayan tenido que ir y venir tantas veces". Según dijo, 8 miembros de su familia se han tenido que turnar para colaborar en la mudanza, habida cuenta de que todos trabajan y han tenido que pedir permisos. La joven destacó que el traslado ha supuesto "nerviosismo y angustia" para los ancianos.

El cierre de la residencia, que en principio es temporal hasta que el Ayuntamiento saque de nuevo a licitación la explotación y aparezca un gestor, deja en la calle a 19 trabajadores. Montse Gómez, de CC. OO., explicó que tras una reunión en Alfambra con representantes del Consistorio, estos se comprometieron ayer a incluir en el nuevo pliego de condiciones una cláusula por la cual la nueva empresa tendrá que asumir la plantilla que ahora se queda desempleada.

La representante sindical de los trabajadores denunció que el Ayuntamiento "sabía desde hacía tres meses que la empresa gestora dejaba la residencia, tiempo suficiente para haber buscado una solución que evitase el cierre".

El alcalde de Alfambra, Carlos Abril, expresó su convencimiento de que la residencia permanecerá cerrada no más de tres meses, cuatro a lo sumo, periodo que aprovechará el Ayuntamiento para realizar obras de mejora y mantenimiento en las instalaciones. El regidor pidió "disculpas" a los residentes y sus familiares por el trasiego que algunos mayores han tenido que realizar en los últimos días debido al doble anuncio de clausura del geriátrico.

Sin embargo, desde el sindicato CC. OO. consideraron que "todo ha sido un sinsentido, desde el cierre de la residencia a llevar a los ancianos arriba y abajo en pocos días". Montse Gómez afirmó que el geriátrico baja la persiana, "sin tener en cuenta la pérdida de puestos de trabajo en una zona muy necesitada de empleo y castigada por la despoblación". La sindicalista recordó que los 19 trabajadores que se van a la calle viven todos ellos en Alfambra o en poblaciones del entorno.

La residencia de Alfambra cuenta con capacidad para 80 ancianos, pero en los últimos años el índice de ocupación bajó hasta vivir en ella solo 31 personas. Muchos de sus residentes han lamentado en los últimos días tener que marcharse. Una mujer explicó que su tío, vecino de Alfambra desde siempre, es uno de ellos. "Tiene allí su vida, porque es su pueblo y le gusta ir al bar a encontrarse con los de siempre, es una pena que tenga que mudarse", dijo.

Etiquetas
Comentarios