Teruel

Teruel

El cine de Segundo de Chomón, reclamo del modernismo turolense más allá de sus fronteras

Un espectáculo que recrea los experimentos del director con la luz y el color a través de la danza serpentina viajará en los próximos días a Canet de Mar y Alcoy

recreación del cine de Chomón como reclamo del modernismo
Un momento de la recreación en la que Chomón filma la danza de una bailarina.
Antonio García/Bykofoto

Primero fueron los Amantes y la Edad Media y ahora le llega el turno al cineasta Segundo de Chomón y al Modernismo. La Fundación Bodas de Isabel, que ha hecho de las recreaciones teatrales en la calle la piedra filosofal de Teruel, se ha fijado en la figura del director turolense de principios del siglo XX para recuperar la cultura de aquella época y convertirla en un nuevo atractivo turístico para la ciudad.

Los experimentos con la luz y el color que realizaba el cineasta turolense –pionero del cine mudo y experto en efectos especiales– utilizando la danza serpentina que inventó la bailarina norteamericana Loïe Fuller, a la que Chomón filmó, inspiran el espectáculo con el que la Fundación Bodas de Isabel promocionará el Modernismo turolense en ciudades de Cataluña y Valencia. Este fin de semana viaja a Canet de Mar (Barcelona) y el próximo a Alcoy (Alicante).

La función, que podrá ser vista en Teruel durante la Semana Modernista que se celebra cada mes de noviembre, fue presentada ayer ante los medios de comunicación en el Teatro Marín de Teruel. El actor amateur Gonzalo Montón da vida a Segundo de Chomón, que graba con su cámara las evoluciones de Loïe Fuller al ritmo de la música de Manuel de Falla. La bailarina Sonia Rillo encarna a esta última envuelta en un vestido de gasa que ella misma mueve con sus brazos, prolongados por cañas de bambú, con los que dibuja líneas curvas en el espacio. Con estos personajes irán también la ‘troupe’ de Chomón, la esposa y cuñada del cineasta, el actor preferido del mismo –Cretinetti–, así como algunos miembros de la burguesía turolense de principios del siglo XX.

En la recreación han sido parte importante las diseñadoras Rosa y María Blasco, con raíces en Teruel, que desde su taller en Valencia han realizado en un tiempo récord y a coste cero el traje que lleva la bailarina para la danza serpentina. "Todo es poco para mi tierra", dijo Rosa Blasco. Su hija, María, explicó que no fue sencillo confeccionar un vestido para el que se emplearon 40 metros de gasa bámbula y que, pese a ello, debía ser movido con soltura y comodidad por la bailarina. Cuando Sonia Rillo extiende los brazos, el traje mide más de tres metros de extremo a extremo.

La directora de la Fundación Bodas de Isabel, Raquel Esteban, consideró que la puesta en escena de una recreación en torno al cine de Chomón era para ella un "sueño cumplido". Explicó que la escena parte de un cortometraje del director turolense en el que aparece un murciélago que repentinamente se convierte en una bailarina. "Investigamos en el traje, en la bailarina y en el cine de Chomón y hace tiempo que queríamos reconstruirlo", señaló. Aclaró que el traje hecho por Rosa y María Blasco está totalmente asociado a la figura de Chomón porque el cineasta utilizaba ese tipo de vestido como pantalla de experimentación con la luz y el color.

El concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Teruel, Javier Domingo, destacó la importancia de "promocionar la ciudad para atraer turismo". En ese sentido, afirmó que el modernismo turolense, del que se conservan notables edificios, debe darse a conocer en Cataluña, donde este estilo artístico y toda la cultura que llevó aparejada tuvieron una gran repercusión. Domingo adelantó que tras Canet de Mar y Alcoy, el nuevo espectáculo de Segundo de Chomón irá a muchas otras ciudades.

Etiquetas
Comentarios