Despliega el menú
Teruel

andorra

Estudian una huelga indefinida de las auxiliares de la Térmica de Andorra

El colectivo estudia esta medida de presión como protesta por los despidos y para conocer más detalles sobre su futuro.

La central térmica de Andorra, dos meses después de que Endesa solicitase su cierre
La central térmica de Andorra
Javier de Luna

La Plataforma de las Subcontratas de la Central de Andorra plantea a los trabajadores de las auxiliares convocar una huelga indefinida en el momento en el que la Térmica vuelva a funcionar a pleno rendimiento. Durante los próximos días los representantes sindicales de las diferentes empresas reunirán a sus trabajadores en asamblea para plantearles la medida y el martes de la semana que viene, la Plataforma decidirá si finalmente convocan la huelga. Para hacerlo, necesitan el sí de la mayoría de los trabajadores de las contratas.

Es un paso más en el tira y afloja entre la Plataforma y Endesa. Un mecanismo de presión con el que buscan conocer más detalles acerca de su futuro. El colectivo sigue sin saber los planes de la eléctrica con la Central de Andorra. Lo único que tienen claro es que cerrará el 30 de junio de 2020, pero denuncian que a este paso la plantilla se quedará bajo mínimos para esa fecha. “El mes pasado nos reunimos con los representantes de Endesa en Aragón y nos aseguraron que tratarían de aguantar los empleos hasta junio del año viene. Pasan las semanas y vemos que todo es mentira”, lamenta José Alberto López, uno de los portavoces de la Plataforma.

Ante un futuro incierto y con pocas alternativas a la vista, al menos a corto plazo, los trabajadores de las contratas plantean una medida agresiva de presión para recibir respuestas. Este mismo martes la Plataforma acordó, en su asamblea semanal, proponer al colectivo la convocatoria de una huelga indefinida cuando la Central de Andorra vuelva a funcionar. “No sabemos a ciencia cierta cuándo volverá a arrancar la Térmica, pero calculamos que será a finales de julio”, explica López.

Durante estos días los representantes sindicales de cada empresa auxiliar trasladarán la propuesta a sus compañeros y el próximo martes, con la respuesta de cada una de las subcontratas, la Plataforma tomará una decisión. En este sentido, López confía en que el resto de trabajadores apoye la medida, aunque es consciente de la dificultad en algunos casos. “Entendería que no todos estén de acuerdo porque existen presiones. Maessa, por ejemplo, es una empresa propiedad de ACS y a algún trabajador ya se le ha dicho que si denuncia a la empresa, nunca más trabajará para una empresa del grupo. Hay que tener en cuenta que su dueño, Florentino Pérez, tiene el monopolio de las empresas de mantenimiento en España”.

Etiquetas
Comentarios