Teruel

TERUEL

El Polanco cierra dos consultas de ginecología por falta de especialistas

Una pareja denuncia que el tratamiento para la infertilidad que recibía se ha interrumpido hasta octubre, cuando la DGA confía en normalizar el servicio.

Imagen tomada en la sala de espera de Ginecología del Obispo Polanco.
Archivo Heraldo

El hospital Obispo Polanco de Teruel ha suprimido dos de las cuatro consultas del servicio de ginecología por la falta de especialistas con la llegada del verano y las ausencias por vacaciones. La interrupción de la actividad ha dejado en al aire, al menos, el tratamiento de una pareja de la capital turolense que había iniciado una terapia contra la infertilidad y que, tras una primera inseminación, ha visto cancelado el proceso hasta octubre, cuando el Gobierno aragonés confía en normalizar la atención.

El servicio de ginecología cuenta con nueve especialistas adscritos, pero dos plazas están vacantes y la escasez de la plantilla se agravará con las vacaciones de los facultativos. Desde el Departamento de Sanidad indicaron que en los próximos días la DGA ofertará dos plazas de médicos internos residentes (MIR) para completar la dotación de ginecología del Obispo Polanco.

Una fuente del Departamento explicó que los tratamientos de infertilidad "se suelen interrumpir" con el verano, pero no a mitad de tratamiento, como denuncia una pareja de Teruel. La mujer, Ana Carrera, dijo sentirse "engañada y abandonada" tras la imprevista cancelación del tratamiento que recibía. Carrera señaló que el 2 de mayo se realizó una primera inseminación y, cuando se disponía a seguir el proceso el 20 del mismo mes, recibió con "sorpresa" la noticia de que la consulta de infertilidad se había cerrado.

La paciente dijo que el parón supone un contratiempo "doloroso psicológicamente". Reconoció albergar serías dudas sobre si, realmente, su proceso médico se reanudará en octubre ante la escasez de la plantilla. Señaló que los médicos mostraron "buena voluntad", pero le reconocieron que están "saturados" para atender las consultas y las guardias por las limitaciones de personal.

La reducción de las prestaciones de ginecología se suma a los cierres temporales de los servicios de reumatología y otorrino en los últimos meses por falta de especialistas en el Obispo Polanco, una carencia que motivó una concurrida manifestación de protesta el pasado febrero convocada por Teruel Existe y en la que participaron 10.000 personas.

El presidente de Atención Especializada del sindicato CESM-Aragón, Jesús Martínez-Burgui, recordó que, con la jubilación de una especialista de ginecología prevista para octubre, la plantilla del Obispo Polanco quedará reducida a seis médicos, de los cuales solo cuatro harán guardias. Señaló que la carga de trabajo consiguiente podría poner en entredicho la reapertura de la consulta de fertilidad.

El dirigente sindical enmarcó los apuros de ginecología en la "falta de personal de Teruel por mala planificación". Añadió que, como ha ocurrido en otras áreas, las incidencias puntuales por falta de médicos derivan en problemas "indefinidos". Martínez-Burgui reclamó una "solución" para garantizar la cobertura de las plazas asignadas a la provincia, aunque reconoció que la resolución es "difícil, porque no se puede obligar a nadie a vivir donde no quiere". Concluyó que la Administración "tiene que hacer algo para que los empleos de Teruel sean atractivos".

Etiquetas
Comentarios