Teruel

aragón, pueblo a pueblo

Argente: el papel del compromiso en el día a día

Antonio Gimeno deja el puesto pidiendo a sus vecinos que apuesten por el apoyo a los productores locales y a los servicios ofertados en el pueblo.

Es Argente un municipio agrícola y ganadero, enclavado en el corazón de la Mancomunidad del Altiplano; una institución que engloba a 12 municipios y que tiene un proyecto deportivo conjunto desde septiembre de 2018, el equipo de fútbol sala que ha quedado primero en la liga autonómica de fútbol sala 3; el ascenso se escapó en los penaltis, pero los sábados de partido eran también de llenazo en Argente, sede física del equipo.

"Empezó un grupo de chavales con la idea y la verdad es que ha unido a muchos pueblos con una ilusión; el año que viene volverán a intentar subir". El seguidor entusiasta que valora así la gestación y bisoña trayectoria del equipo es Antonio Gimeno, alcalde de Argente desde 1987. "Ha llovido ya, soy de los que lleva un buen tiempo en esto, pero ya no me presento esta vez; necesito desconectar, 32 años en modo alcalde son más que suficientes. Soy de aquí, me dedico a la agricultura y siempre he vivido en el pueblo, salvo los períodos de estudio. Aquí nunca ha habido fregado político, sino interés en mejorar cosas; uno se mete en la faena por ayudar, mejorar servicios o mantenerlos… en un periodo tan largo ha dado tiempo a bastantes cosas, y es verdad que las administraciones nos han ayudado, aunque nunca sea suficiente... pero siendo justos, se ha notado a la hora de abordar cuestiones culturales, de patrimonio, infraestructuras… hemos hecho pabellón, pavimentado calles, arreglado alumbrados, aguas, parques y jardines, viviendas… unas cuantas cosas. También se ha restaurado el Torreón junto a la iglesia, es bien de interés cultural".

Antonio Gimeno deja el puesto pidiendo a sus vecinos que apuesten por el apoyo a los productores locales y a los servicios ofertados en el pueblo.

La agricultura y ganadería siguen siendo fundamentales en el pueblo; queda ganado ovino y se espera ahora la llegada de una granja porcina de madres. En la escuela, que sigue abierta, hay siete alumnos. "Van a entrar dos más –apunta Antonio– y este año pasado nacieron dos niños en el pueblo; llevábamos mucho tiempo sin esa alegría. No es para tirar cohetes en cuanto a números, pero sí da una esperanza".

Las fiestas y el sentido social

En Argente hay varias asociaciones que se unen para organizar actividades durante el año: La Acacia, el Chapirón, la Soldadesca, el Torreón, Amas de Casa… al final, unen fuerzas. "Todos colaboran, por ejemplo, en la semana cultural en agosto junto a las patronales de San Roque, que es lo que más atrae a la gente de la zona y a los del pueblo que viven fuera. Las fiestas son un modo de ayudar también a los servicios locales. Hay fiestas en enero por San Antón, en Semana Santa, con la procesión del encuentro en mayo-junio por la Pascua de Pentecostés y verbena en Nochevieja. También romerías a la Virgen del Campo el sábado de Pentecostés y a Santa Quiteria el 22 de mayo". La ermita de Santa Quiteria combina elementos románicos y góticos; es raro que tan al sur de Aragón haya vestigios románicos. "En su día –recuerda Antonio– vino el profesor Gonzalo Borrás, que tristemente nos dejó hace muy poco; comentaba lo insólito de esta huella románica en la zona".

Nuevas medidas

Argente anda ahora enfocada en la concentración parcelaria. "Estamos transformando los lotes, un tema siempre delicado por las lógicas discrepancias, pero se va avanzando y esperamos que a lo largo de este año quede ya todo definido. Luego habría que hacer las obras logísticas. Por otro lado, no había buena conexión viaria con Aguatón ni Lidón ni Rubielos de la Cérida, y ahora la tenemos; ahora se va a arreglar también la que nos une con Camañas".

Antonio deja la alcaldía con una reflexión. "Hay que reivindicar apoyos, exigir inversiones, pero también es necesario tener compromiso con el medio rural, sobre todo los que vivimos aquí. Eso significa consumir productos de kilómetro cero, llevar a los chavales a la escuela si se arregla para ello, comprar en el multiservicio, tomar el café en el bar del pueblo, comprar en la farmacia, consumir el pan de aquí que es buenísimo y muy valorado en otros pueblos de la zona… eso es tan importante como una mejora en la conexión a internet, por ejemplo, aunque evidentemente esa conexión sea fundamental hoy en día para los vecinos actuales y los que podrían venir a trabajar desde sus casas. ¿Qué puedo hacer por mi pueblo? Esa es la pregunta".

Inversión pública, gestión privada: servicios con ‘bola extra’

Dentro de la política de ‘inversión pública, gestión privada’ que Antonio Gimeno ha aplicado durante sus ocho legislaturas en la alcaldía al apartado de servicios en el pueblo, hay un hueco para la hostelería. Actualmente se están construyendo dos apartamentos de uso turístico, uno de ellos acondicionado para minusválidos. El sector lo cubre en Argente el negocio que lleva Ana Ramo junto a su hermana Montse; consta de bar, restaurante, habitaciones, apartamento y piscinas. "Llevo 16 años aquí –cuenta Ana– dando servicio a clientes locales y a los que están de paso; en las comidas hay gente, porque estamos al borde de la carretera. Lo que más me gusta es el personal habitual; somos amigos ya. Solo cerramos los martes por la tarde, para ir a comprar. ¿Visitantes ilustres? Los del pueblo –ríe– y que sigan visitando".

Antonio explica que en los demás servicios se aúna el trabajo con el aporte de niños para la escuela. "Ocurre en el bar y en el multiservicio El Horno, que lleva un chico argentino; vino de Alicante con su familia, tienen tres hijas. La panadería, que también es obrador, la lleva otro mozo, con tres chiquillos; surte de pan a bastantes pueblos de la zona. La farmacia la maneja una chica de Algemesí, que vino con su marido y dos hijos… podemos ofrecerles viviendas a alquileres reducidos gracias a las ayudas de la comarca y la diputación provincial. Son una prueba de que se pueden hacer cosas para frenar la despoblación".

En datos

Comarca: Comunidad de Teruel.

Población: 198.

Distancia a Teruel: 53 km.

Los imprescindibles

Santa María la Mayor

La iglesia es de fábrica barroca y ha sufrido varias remodelaciones. Se conserva un retablo de 1539 atribuido a Jerónimo Martínez, y que procede de la ermita de San Roque. El púlpito sobrevivió al fragor de la contienda civil.

El Torreón

Es lo que queda de los hipotéticos restos de un castillo mucho mayor. De planta cuadrada y base en talud, dada su proximidad a la iglesia se utilizó como campanario tras abrir dos huecos semicirculares en su parte superior.

La Cueva del Monje Ramiro

Está junto a unas trincheras de la guerra civil, cerca del pueblo. Dice la leyenda que después de abdicar en 1137, el rey Ramiro II el Monje (artífice de la famosa Campana de Huesca) se retiró a este solitario paraje.

Etiquetas
Comentarios