Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

municipal

La iluminación artística del Viaducto Viejo, inservible por falta de mantenimiento

La instalación costó 191.000 euros en 2007, pero de los 184 focos montados solo quedan cuatro operativos.

2019-03-039
La estructura del Viaducto Viejo, a oscuras al averiarse los focos que la iluminaban.
Jorge Escudero

La espectacular iluminación artística del Viaducto Viejo de Teruel, inaugurada en 2007 tras una inversión de 191.000 euros, está apagada por falta de mantenimiento. El montaje luminoso, proyectado por el ingeniero Marcos Eced y financiado con cargo al Plan de Excelencia Turística, consta de 184 focos que iluminaban los aspectos más singulares de la estructura del puente, una obra de 1929 catalogada como bien de interés cultural y uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad.

La falta de conservación y mantenimiento del dispositivo luminoso ha conllevado la progresiva avería de los focos hasta sumir en la completa oscuridad la estructura del puente. Siguen encendidas las farolas del alumbrado público de la plataforma superior, pero solo permanecen operativos cuatro de los 184 focos de la iluminación artística y su efecto es inapreciable.

Los focos, en algunos casos encastrados y en otros protegidos por mallas metálicas y hornacinas, empezaron a apagarse a los cuatro años de funcionamiento sin que se procediera a su reparación. El problema empezó en plena crisis económica, pero, aunque el bache económico empieza a quedar atrás, la reparación sigue sin abordarse. Una fuente municipal reconoció que no está previsto reponer la iluminación artística.

Además de las lámparas fundidas, se han averiado los dispositivos de encendido de los focos, denominados arrancadores, que en caso de que no se produzca el encendido repiten la operación hasta en tres ocasiones. La repetición reiterada de este arrancado fallido termina por inutilizar el equipo, además de incrementar el coste energético sin ningún resultado.

Un experto en alumbrados públicos señaló que, en la utilización del alumbrado monumental del Viejo Viaducto o Viaducto de Fernando Hué se han aplicado horarios de funcionamiento demasiado prolongados, incluso en horas altas de la madrugada en las que calles de Teruel, sobre todo en invierno, están completamente desiertas. La prolongación del horario ha acortado la vida de las lámparas, programadas para estar encendidas un máximo de 10.000 horas.

La sustitución de las bombillas de los proyectores podría tener un coste relativamente modesto –en torno a 40 euros por unidad–, aunque quedarían por evaluar los costes en otro tipo de elementos de la instalación que están también dañados. Entre los desperfectos hay también destrozos derivados de actos vandálicos.

La iluminación artística se inauguró en abril de 2007 dando relevancia y protagonismo nocturno al Viejo Viaducto para hacerlo visible desde puntos tan lejanos como la variante de la N-234. El proyecto inicial preveía una iluminación más potente con 400 proyectores, pero los reparos de la Comisión Provincial del Patrimonio Cultural rebajaron su número hasta los 184 definitivos.

El problema del Viejo Viaducto se repite en la iluminación artística de la torre del Salvador, con medio centenar de focos fuera de servicio a causa de averías y por falta o inadecuado mantenimiento. Entre los proyectores inutilizados, figuran todos los instalados en el suelo para realzar la base del monumento.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión