Despliega el menú
Teruel

comarca andorra-sierra de arcos

Andorra busca 15 voluntarios para probar el compostaje en casa

La comarca quiere promover el reciclaje de materia orgánica para alcanzar los objetivos que marca la ley para 2020.

Binéfar es una de las localidades aragonesas donde ya se recicla materia orgánica.
Binéfar es una de las localidades aragonesas donde ya se recicla materia orgánica.
Ayto. Binéfar

Transformar los residuos orgánicos que se generan en los hogares en un compost natural que servirá como abono sin fertilizantes es una práctica cada vez más extendida que la comarca de Andorra-Sierra de Arcos quiere implantar en su territorio.

Se trata del compostaje, que puede ser comunitario, a gran escala, o particular, llevándose a cabo en el propio domicilio de cada uno. Esta segunda opción es la que se va a probar en Andorra, donde se busca a 15 familias o personas que quieran llevar a cabo esta práctica en sus casas.

Para ello, es necesario que la vivienda disponga de jardín o huerto, ya que en ese terreno será donde se instale la máquina compostadora. Tanto ésta como el resto del material, como el contenedor donde depositar los residuos, será cedido por la comarca sin ningún coste.

Se trata éste de un proyecto piloto que, con esta primera toma de contacto en 15 hogares, la comarca quiere testear. Se comprobará así la viabilidad o no de implantar este sistema de forma generaliza con el fin de alcanzar los objetivos que marca la Ley 22/2011 de Residuos y Suelos contaminados. Entre otros, la norma establece que para el próximo año, deberán recuperarse el 50% de los materiales contenidos en el total de los residuos urbanos.

Los desechos de materia orgánica representan más de la mitad de la basura que se genera en total, de ahí la necesidad de implantar un sistema de separación y tratamiento posterior de esta fracción.

En Aragón ya son varias las comarcas que promueven el compostaje, tanto comunitario como en los hogares. Uno de los casos es el del Matarraña, que dispone de una planta de compostaje a gran escala en Peñarroya de Tastavins, donde se tratan todos los residuos orgánicos del territorio para convertirlos en compost.

Además, con proyectos como ‘Porta a porta’ o el del quinto contenedor informa a los vecinos de esta práctica y facilita espacios donde depositar este tipo de desechos.

El Alto Gállego o la Hoya de Huesca son otras de las comarcas aragonesas donde el compostaje está cada vez más presente. La experiencia comenzó como está sucediendo en Andorra, con un proyecto piloto al que se sumaron, en una primera instancia, unas 80 familias.

La comarca de Andorra-Sierra de Arcos se une a esta tendencia, con la colaboración del CEA-ITACA y el apoyo del Consorcio nº 7 de Alcañiz. El proyecto se encuentra en una primera fase de búsqueda de voluntarios para probar esta práctica en sus casas. Para informarse con detalle del funcionamiento del sistema, los interesados están convocados a una reunión informativa el próximo lunes, día 4, a las 19.00, en el centro Ítaca de Andorra.

Etiquetas
Comentarios