Despliega el menú
Teruel

Parálisis e inquietud

Las cuencas mineras turolenses temen que las elecciones generales paralicen las inversiones del Gobierno.

A la salida se vieron momentos muy emotivos con familiares, amigos y compañeros.
Protesta en Andorra
Adrián Monserrate

El Gobierno de Pedro Sánchez está prácticamente en funciones tras la convocatoria de elecciones generales para el 28 de abril. Y Endesa se queda sin presidente con la salida de Borja Prado, después de casi una década al frente de la compañía. Estas dos interinidades alimentan la incertidumbre en Andorra. Las actuaciones para compensar a las comarcas mineras por el previsto cierre de la térmica en junio de 2020 no admiten dilación ni titubeos.

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, anunció durante su reciente visita a Andorra la firma de un primer convenio de transición justa en junio. Y Pedro Sánchez insistió en Zaragoza en el compromiso de su Gobierno con una «transición justa» para las comarcas mineras turolenses. Pero los agentes políticos y sociales de estas cuencas temen que las elecciones generales paralicen las inversiones comprometidas con el territorio. El Consejo de Ministros espera aprobar este próximo viernes la Estrategia de Transición Justa anunciada por Ribera. No obstante, cabe dudar de que vaya a tener efectos reales, sobre todo teniendo en cuenta que no hay Presupuestos del Estado para 2019 y que el Congreso y el Senado se disolverán en solo dos semanas. Ni siquiera se ha dado respuesta a la solicitud de cierre presentada por Endesa hace dos meses. A la lentitud y la falta de concreción se unen ahora la incertidumbre e incluso la parálisis.

El actual Gobierno y el que le suceda deben tener en cuenta al menos dos cuestiones. La primera, que es perfectamente factible exigir a Endesa la inversión necesaria para mantener la central operativa al menos otros 20 años y que la desconexión española del carbón sea al ritmo de otros socios europeos. La segunda, que en caso de aprobar el cierre de la térmica es imprescindible que se concrete un plan de choque para evitar el éxodo y activar las economías locales. No caben ambigüedades ni atrasos.

Etiquetas