Despliega el menú
Teruel

El viento derriba cuatro torres eléctricas en las localidades turolenses de Aliaga y La Zoma

Los trabajos para sustituir las estructuras dañadas obligan a dejar sin luz a los 4 vecinos del barrio de La Cañadilla, en Aliaga

El viento ha partido en dos una de las torres eléctricas instaladas en Aliaga.
El viento ha partido en dos una de las torres eléctricas instaladas en Aliaga.
E. W.

El fuerte temporal de viento que ha sacudido este fin de semana buena parte de la provincia turolense ha derribado cuatro torres eléctricas de la línea de alta tensión que une las subestaciones de Mezquita de Jarque y Morella (Castellón). Dos de los apoyos afectados están en Aliaga y los otros dos, en La Zoma.

Con el fin de que los trabajos de reparación puedan desarrollarse sin riesgo alguno para los operarios, Red Eléctrica Española (REE), titular de las instalaciones, solicitó quitar la tensión de una línea de 15 kilovoltios, lo que ha dejado sin suministro a los cuatro habitantes de La Cañadilla, un barrio de Aliaga. Desde el domingo, estos vecinos se sirven de un grupo electrógeno proporcionado por REE para poder contar con fluido eléctrico.

Uno de los residentes de La Cañadilla, Eric Wright, ha relatado que el viento ha soplado con fuerza en los últimos días en toda la zona. Según ha dicho, gracias al grupo electrógeno los residentes en la Cañadilla pueden hacer su vida “normal” mientras se arreglan los desperfectos. Una de las torres caídas, de más de 20 metros de altura, se encuentra aproximadamente a un kilómetro de distancia de este pequeño núcleo habitado, y es visible desde el casco urbano.

Según datos de AEMET y Meteoclimátic, en Cedrillas, a 42 kilómetros de Aliaga, se registraron ayer rachas de viento de 64 kilómetros por hora mientras que en Mosqueruela, a 68 kilómetros de distancia, el viento sopló a una velocidad de 102 kilómetros por hora.

El alcalde de Aliaga, Sergio Uche, destacó que el fuerte viento registrado en la zona ha causado desperfectos en varias torres de alta tensión.

Fuentes de REE señalaron que los vecinos de La Cañadilla recuperarán el suministro de energía eléctrica "en uno o dos días". Por más tiempo se prolongará la reparación de las torres caídas, que han de ser retiradas y sustituidas por otras nuevas realizando previamente trabajos de cimentación, labores que podrían durar uno o dos meses.

Para evitar que las torres derribadas afecten al resto de las estructuras de la línea al tirar de los cables eléctricos que unen a todas ellas entre sí , REE está reforzando con sirgas de acero y bloques de hormigón la sujeción de estos elementos al suelo.

Etiquetas
Comentarios