Teruel

Heraldo Saludable

Nueve localidades de la comarca de Teruel reciben un desfibrilador para emergencias

Para la asignación se ha tenido en cuenta si el municipio tiene centro de salud, el tamaño del pueblo o la distancia a un punto de atención sanitaria.

Voluntarios de Protección Civil y autoridades comarcales presentan los desfibriladores.
Nueve localidades de la comarca de Teruel reciben un desfibrilador para emergencias
Comarca Teruel

Nueve localidades de la comarca Comunidad de Teruel van a recibir en los próximos días un desfibrilador para casos de emergencia. Con este aparato, para cuyo uso se ha formado previamente a personas en cada municipio, se tratará de salvar vidas gracias a una atención rápida en caso de ataques al corazón.

Para su reparto, se ha tenido en cuenta si la localidad dispone o no de centro de salud, su número de habitantes o la distancia que hay desde el municipio hasta un punto de atención sanitaria.

Así, Santa Eulalia del Campo, Cella, Alfambra, Villel y Cedrillas, que disponen de centro de salud, van a ver reforzado su equipo de atención con un nuevo desfibrilador. Además de estos cinco, se han repartido otros cuatro aparatos en pueblos pequeños y alejados, que son El Cuervo, Pancrudo, Argente y Perales del Alfambra.

Junto con estos nueve desfibriladores se ha asignado un décimo a servicio de Protección Civil de la comarca. Para optimizar su uso, hace unos meses, una veintena de personas voluntarias recibieron un curso formativo para saber cómo manejar los aparatos y cómo actuar en casos de emergencia.

En situaciones como infartos y ataques al corazón, responder en los minutos previos es fundamental para la supervivencia del paciente. En pueblos sin centros de salud, esta actuación se vuelve todavía más urgente, ya que se podrá tomar medidas mientras la ambulancia está en camino.

Los desfibriladores se van a instalar en edificios públicos como ayuntamientos, bibliotecas, casas de cultura o espacios multiservicio. Las personas que se han formado sobre su uso serán las responsables de los aparatos, cuyo funcionamiento es sencillo. Además, para evitar riesgos, si no se está colocando de forma correcta, el desfibrilador no se activa y no emite corriente.

La adquisición de estos diez aparatos ha tenido un coste para la comarca de 20.500 euros y se sacaron a licitación a final de 2017. Tras la adjudicación y la compra de los mismos, y junto con la formación pertinente, los aparatos estarán operativos a corto plazo, cuando se instalen en las correspondientes localidades escogidas.

Etiquetas
Comentarios