Despliega el menú
Teruel

Adjudican por segunda vez en 7 años la construcción del nuevo hospital

Los vecinos confían en que la contratación sea definitiva, tras una rescisión, tres concursos y dos modificaciones del proyecto.

Los terrenos donde se ha proyectado el hospital, acondicionados desde 2015.
Los terrenos donde se ha proyectado el hospital, acondicionados desde 2015.
Antonio García/Bykofoto

El Gobierno aragonés ha empezado a formalizar, de acuerdo a las propuestas de la Mesa de Contratación, la adjudicación de las obras de construcción del futuro hospital de Teruel, que deberán arrancar en marzo de 2019, según las previsiones que ha hecho públicas la Consejería de Salud. El proyecto se ha dividido en nueve lotes –tres de los cuales, los menos importantes, han quedado desiertos– en función de los requisitos que establece la nueva ley de contratos del Estado.

Ya son definitivos los acuerdos con las empresas Construcciones Rubau, Elecnor, Ambitec y Acsa para que realicen los trabajos de albañilería, instalación de sistemas eléctricos, climatización y fontanería y urbanización. Todos ellos suman un coste de casi 53 millones de euros, lo que supone el grueso de las obras, con un presupuesto global de 84 millones de euros sin IVA. Otros dos lotes, los que corresponden a cimentación y estructura –15 millones de euros– y control de calidad –484.000 euros– han sido enviados ya a Intervención para adjudicar en breve a las empresas seleccionadas por la Mesa de Contratación por presentar la mejor oferta.

Es la segunda vez, en cerca de siete años, que la DGA adjudica la construcción del hospital de Teruel. La primera fue en marzo de 2012 a la empresa Acciona, pero la decisión del Gobierno aragonés de modificar el proyecto para hacerlo resistente a los terremotos y el consiguiente retraso en el inicio de las obras que suponía la medida obligaron a rescindir el contrato.

No acabaron ahí los avatares de un proyecto anunciado desde 2005, pues en julio de 2015 el Tribunal de Contratos Públicos de Aragón  tumbó el siguiente pliego de condiciones para la nueva licitación por entender que contenía cláusulas ilegales. Por si fuera poco, la DGA volvió a modificar hace dos años el proyecto, esta vez para adaptarlo a la nueva normativa de eficiencia energética.

Tras tres concursos, dos modificaciones del proyecto y una adjudicación fallida, el presidente del Colegio de Médicos de Teruel, Ismael Sánchez, confía en que esta vez "sea la definitiva". "Llevamos doce años esperando esta nueva infraestructura tan necesaria para los turolenses, por eso deseamos que ya no haya marcha atrás", dijo este jueves Sánchez. El presidente de los médicos de la provincia de Teruel pidió al Gobierno aragonés "que dote al proyecto de las partidas económicas suficientes para que las obras avancen año a año". Agregó que la DGA debe considerar el hospital de Teruel "prioritario, de manera que no se desvíe el dinero a otras iniciativas".

El mejor centro posible

El presidente de la Federación de Vecinos de la capital turolense, Pepe Polo, denunció que cada modificación del proyecto ha supuesto restricciones respecto a los planes iniciales. "Se ha perdido espacio, apenas hay habitaciones individuales y no incluye dotación de radioterapia", manifestó Polo. El líder vecinal anunció que la asociación "peleará para que la población tenga el mejor de los hospitales posibles, recuperando lo que se ha ido perdiendo con cada cambio de proyecto". "Lo que no queremos es que el hospital nazca insuficiente", añadió.

Desde el sindicato médico CESM-Teruel se muestran muy cautos respecto al inicio de las obras el próximo mes de marzo. "Estamos en periodo electoral y ya hubo una adjudicación frustrada; cuando veamos los trabajos, nos los creeremos", dijo una fuente de esta formación sindical. "Mientras tanto –continuó– lo único que apreciamos es propaganda política".

Etiquetas
Comentarios