Despliega el menú
Teruel

Una avioneta aparece calcinada y sin restos del pasaje en una pista de tierra de la Guerra Civil

El lugar en el que se ha registrado el siniestro es, en realidad, una pista forestal de escasas dimensiones y en malas condiciones de mantenimiento.

El antiguo aeródromo de Valdecebro es un paraje a unos diez kilómetros de la capital turolense.
El antiguo aeródromo de Valdecebro es un paraje a unos diez kilómetros de la capital turolense.
Google Maps

La Policía Nacional investiga la aparición ayer de una avioneta calcinada y sin restos de su pasaje en una antigua pista de aterrizaje de la Guerra Civil en Valdecebro, una pedanía de Teruel. La aeronave, que aterrizó en el descampado por razones que se desconocen, sufrió un accidente al tomar tierra y ardió a continuación sin que haya sido localizado el tripulante ni su posible acompañante. La cabina tiene capacidad para dos personas.

El aparato, del modelo Dyinamic –fabricado por la empresa eslovaca Aerospool– y color blanco, fue descubierto en la mañana de ayer por un cazador que se dirigía a un coto cercano y que alertó a las fuerzas de seguridad. A pesar del intenso rastreo en torno al lugar del accidente, la Policía no encontró ningún rastro del piloto ni de un hipotético acompañante, que se habrían esfumado tras el siniestro y que podrían haber prendido fuego intencionadamente al aparato antes de huir. En la búsqueda participó también un helicóptero.

El subdelegado del Gobierno, José Ramón Morro, reconoció que las circunstancias que rodean la aparición de la avioneta son muy extrañas. Una fuente cercana a la investigación del suceso señaló que el mutismo del piloto sobre el accidente así como el hecho de alejarse del lugar sin dejar ninguna pista tras de sí podrían responder a que el viaje estaba vinculado a alguna "actividad ilegal".

El cazador que alertó a la Policía informó también de que en la mañana del  miércoles pasó por el mismo lugar y el campo de aterrizaje estaba despejado, con lo cual el siniestro se produjo entre la tarde del miércoles y la madrugada del jueves. Cuando la Policía llegó al lugar a las 13.30 de ayer, los restos calcinados de la avioneta estaban fríos, lo que indicaría que el fuego se inició varias horas antes.

El alcalde pedáneo de Valdecebro, Raúl Hernández, explicó que ningún vecino escuchó ruidos que pudieran vincularse con el accidente ni siquiera vio la humareda que provocó el incendio del aparato, registrado a solo tres kilómetros del pueblo. "Los vecinos no se han enterado hasta que esta tarde han empezado a pasar policías y bomberos en dirección al campo de aterrizaje", dijo Hernández, que calificó el suceso como "muy raro".

Las primeras hipótesis sobre la causa del accidente apuntan a que, al tomar tierra, la aeronave chocó contra la sirga de acero que separa la pista de aterrizaje de un camino contiguo para evitar que los vehículos penetren en el aeródromo. La Policía Nacional investiga en los hospitales y centros de salud del entorno ante la posibilidad de que el o los viajeros de la avioneta hubieran acudido a recibir atención sanitaria como consecuencia de las heridas sufridas en el siniestro, pero sin resultado.

Durante toda la noche la aeronave ha estado vigilada por una pareja de agentes y el lugar donde permanecen los restos calcinados está acordonado para continuar hoy con la investigación del siniestro, de la procedencia de la avioneta y de la identidad de su propietario. Tras ser pasto de las llamas, solo quedan reconocibles un fragmento de la cola en el que se puede leer parte de la matrícula y el ala izquierda.

El campo de aterrizaje, construido durante la Guerra Civil, fue habilitado posteriormente para su utilización en labores forestales, como los tratamientos aéreos contra la procesionaria. El lugar está señalizado dentro de una ruta por 20 vestigios de la contienda que fue acondicionada por el Ayuntamiento en 2017 como recurso turístico tras una inversión de 70.000 euros.

La Policía recabará información de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), empresa pública gestora de aeropuertos, y de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) para intentar desvelar los pormenores del siniestro.

Etiquetas
Comentarios