Teruel
Suscríbete por 1€

La Compañía exige una regulación del mercado eléctrico que garantice que recuperaría la inversión en la planta

La eléctrica señala que no se dan las condiciones regulatorias precisas para acometer las reformas de la térmica necesarias para que siga abierta a partir de 2020.

Salida de un turno de trabajadores de la central de Andorra.
Salida de un turno de trabajadores de la central de Andorra.
Javier Escriche

Endesa niega que haya presentado ante el Ministerio para la Transición Ecológica la solicitud para cerrar la central térmica de Andorra el 1 de enero de 2019, como ha publicado El Confidencial, pero reitera que no tiene plantes de acometer la inversión de 200 millones de euros necesaria para garantizar la continuidad de la planta más allá de 2020. Un portavoz de la eléctrica añade que la "única fecha" de referencia sobre el futuro de la central andorrana es el 30 de junio de 2020, cuando deberá haber sido reformada para cumplir la normativa de emisiones de la Unión Europea si quiere seguir activa.

Desde la empresa eléctrica señalan que "no se dan las condiciones regulatorias necesarias" para que la inversión para reformar la central de Andorra sea viable. La misma fuente reconoce que en los planes inversores de la compañía para 2019 no figura la partida necesaria para adecuar la térmica turolense, pero aclaran que eso "no supone ninguna novedad" respecto a los planes de años anteriores.

Endesa exige una regulación del mercado eléctrico que garantice que podrá recuperar el coste de la adecuación de la planta andorrana. Señala que, a medida que avanza el tiempo sin novedades regulatorias, "el plazo para una posible reforma es más corto".

UGT, a la expectativa

Por su parte el secretario general de minería de UGT-Aragón, Francisco Montull, se ha mostrado cauto a la hora de valorar la noticia del posible cierre de la central de Andorra el 1 de enero de 2019. El sindicalista señala que aunque "no es una buena noticia" la empresa ha lanzado el mismo mensaje en otras ocasiones con anterioridad como fórmula de presión al Gobierno.

El dirigente ugetista reconoce que en el sector eléctrico-minero -que genera 400 empleos directos en Aragón- existe un gran desconcierto sobre el futuro porque "mientras por un lado el Gobierno habla de alargar el funcionamiento de la central hasta 2025 para una transición energética justa, por otro la empresa plantea un cierre inmediato". En cualquier caso, remacha, "los plazos para dar continuidad a la planta son cada vez más cortos". Montull está "a la espera de acontecimientos" para un pronunciamiento más contundente.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión