Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Cella dice 'no' a la protección ambiental de 600 hectáreas junto a la laguna del Cañizar

El pueblo celebró este domingo la primera consulta popular en Aragón para decidir el futuro de una finca municipal. La votación, impulsada por el Ayuntamiento, pretendía acabar con el debate entre agricultores y conservacionistas.

Vecinos de Cella acudían ayer a votar sobre el futuro de una finca municipal en un colegio habilitado para la consulta popular.
Vecinos de Cella acudían ayer a votar sobre el futuro de una finca municipal en un colegio habilitado para la consulta popular.
Jorge Escudero

"¿Está usted de acuerdo con que el Ayuntamiento solicite reactivar la declaración de la finca municipal El Prado como ZEPA?". Esta fue la pregunta a la que 821 vecinos de Cella estaban llamados este domingo a responder en una consulta popular –la primera de estas características en Aragón– y a la que 647 votantes contestaron con un "no" frente a 158 que dijeron "sí". La votación, autorizada por el Consejo de Ministros y publicada a principios de marzo en el Boletín Oficial de Aragón (Boa), registró una participaciónbaja, de apenas el 40%.

El resultado de la consulta no es vinculante para el Gobierno aragonés, que es quien decidirá finalmente si cataloga El Prado como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). El proceso para aplicar esta medida ya fue iniciado en su día por el Departamento de Medio Ambiente de la DGA, pero en 2015 el Ayuntamiento pidió que fuera paralizado hasta celebrarse una votación en la que la población expresara su parecer. No obstante, el alcalde de Cella, el socialista Joaquín Clemente, afirmó ayer que el Consistorio "acatará el pronunciamiento del pueblo" y defenderá su postura ante el resto de las administraciones.

La finca, de 600 hectáreas, permanece parcialmente inundada al formar parte del área de influencia de la laguna del Cañizar, un humedal natural en proceso de recuperación tras tres siglos de desecación por el hombre. Parte del terreno está distribuido en unos 300 lotes de una hectárea cada uno que se reparten entre los vecinos para su aprovechamiento agrícola y que incluso registran lista de espera. El resto de El Prado está plantado de chopos dedicados a la explotación maderera.

La declaración de El Prado como ZEPA facilitaría la recuperacion de la laguna del Cañizar –situada entre los términos municipales de Cella y Villarquemado– como paraje natural con gran potencial para el turismo ornitológico, si bien limitaría los usos del terreno.

"Era una consulta totalmente necesaria –destacó Joaquín Clemente–, porque el Ayuntamiento tenía que saber la opinión de sus vecinos y eso es algo muy importante". "El Ayuntamiento no tiene una postura propia –continuó–, debe asumir la de sus habitantes".

El alcalde opinó que el proceso de votación, con dos mesas electorales repartidas entre el Ayuntamiento y las ‘escuelas antiguas’, no ha traído consigo muchos gastos, tan solo la retribución a los dos presidentes de mesa –95 euros–, a los cuatro vocales –una cuantía "algo menor"– y el coste de las fotocopias para realizar las papeletas y de los sobres donde estas se introducen.

Clarificar la situación

Algunos de los votantes coincidían con el alcalde en calificar la consulta popular de "indispensable". "En el pueblo hay diferentes opiniones y de alguna forma la situación debe clarificarse", afirmaba Leandro Soriano, quien dijo haber votado "no" a la opción de que el Ayuntamiento pida reactivar la declaración de El Prado como ZEPA. "Cuando se inundan los terrenos, la gente pierde mucho; eso es perjudicar a la agricultura", subrayó este vecino.

También "no" dijo Francisca Soler, otra votante que acudía pasado el mediodía a depositar su papeleta en el espacio habilitado para ello en la Casa Consitorial. "Se quieren llevar El Prado y yo creo que la tierra que vale para cultivar se ha de respetar", manifestó. Otro vecino, Daniel García, calificó de "muy positiva la consulta", dado que existen "opciones diferentes", y explicó que iba a votar "no"  a la ZEPA porque "para que tengamos naturaleza y fauna no es necesario ningún tipo de figura de protección ni prohibición" .

Quien sí votó a favor de la catalogación de El Prado como ZEPA fue la senadora por el PP Carmen Pobo, residente en Cella. "Europa esta fomentando la conservación del medio ambiente. Proteger el entorno de la laguna es mirar al futuro y pasar página del pasado", afirmó. A su juicio, la agricultura puede verse beneficiada con líneas de subvención de la Unión Europea para áreas protegidas. Esgrimió que en otras zonas ZEPA de Aragón, "los vecinos están contentos". "Es una figura que puede traer turismo de calidad", añadió. Y concluyó diciendo que "el tiempo siempre da la razón a quien lo merece".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión