Despliega el menú
Teruel

Joaquín Meléndez: "Los recreacionistas hemos tocado techo"

El presidente de la Federación de asociaciones de las Bodas deja el cargo tras tres años. Reclama más implicación del sector turístico, el "gran beneficiado" por la fiesta.

Joaquín Meléndez.
Joaquín Meléndez.
A. G./Bykofoto

¿Por qué deja la presidencia de la Federación de Asociaciones de las Bodas de Isabel después de tres años en el cargo?

He estado un tiempo suficiente al frente y creo que no puedo aportar mucho más a la fiesta. Además, quiero dejar paso a nuevas ideas.

¿También se desvincula de la fiesta?

No, seguiré representando a mi grupo, los Almogávares, en la Federación mientras la asociación lo crea oportuno.

¿La reciente presentación del libro ‘Teruel y sus gentes en la Edad Media’, basado en la experiencia de los grupos recreacionistas de Las Bodas cumple una de sus metas?

Mi reto inicial fue resolver el suministro eléctrico para las jaimas durante las fiestas. Pero luego surgió la idea de editar un libro sobre los grupos de las Bodas. Ha sido posible hacerlo realidad gracias a una labor altruista de mucha gente y su publicación ha supuesto un fin de ciclo. Por otro lado, creo que hace falta regeneración con la entrada de jóvenes en las jaimas.

¿Los grupos recreacionistas de Las Bodas –150 asociaciones con un total de 5.000 socios– han tocado techo?

Hubo un tiempo de crecimiento en el número de grupos, pero ahora se ha estabilizado. Creo que ha tocado techo. No cabemos más y tenemos que compartir espacios con el mercado y los escenarios de la representación teatral. De surgir nuevos colectivos, se tendrían que ir lejos del Centro Histórico y a la gente le gusta estar en el centro. El referente de la ciudad es su centro histórico. Aprovecho la ocasión para agradecer a sus vecinos su paciencia con la fiesta.

¿Podría extenderse el ámbito festivo más allá del Centro Histórico?

La gente pone muchos reparos a cruzar el viaducto en dirección al Ensanche. Pero el casco histórico tiene las dimensiones que tiene y hay que respetar las vías de evacuación. Estamos ya muy limitados.

¿La fiesta puede morir de éxito si sigue creciendo la afluencia de público?

En algunos momentos vemos que se no están ‘comiendo’ los visitantes. En las calles se ven menos indumentarias medievales que del siglo XXI. Viene mucho público y eso es bueno para los negocios pero queremos que esa gente ambiente también la fiesta. Hemos conseguido un evento envidiado a nivel internacional, porque las recreaciones se centran en otros sitios en las ordenes militares, pero no tanto en representar todos los estamentos de una sociedad. Como en Teruel, no se hace en ningún sitio y menos con tanta ilusión y aportación voluntaria de la ciudadanía.

¿Caminamos hacia una saturación festiva que algunos han bautizado como "la Vaquilla medieval"?

No, ni lo queremos. Climatológicamente, no puede venir el mismo público que a la Vaquilla, que se celebra en julio. En febrero, la gente se tiene que recoger porque la temperatura no permite pasar el día y la noche en la calle. La Vaquilla es una fiesta de 24 horas y las Bodas, solo de día. En la Vaquilla busco discomóvil y charangas mientras que en las Bodas quiero disfrutar de una recreación de la villa en el siglo XIII.

¿Cómo son las relaciones entre la Federación de los grupos y la Fundación Bodas de Isabel –que organiza la fiesta–, muy tensas hace unos años?

Las discrepancias surgieron porque las dos entidades queríamos más espacio para nuestro ámbito de trabajo. Pero hay campo para las dos. La dramaturgia, que es el eje vertebrador de la fiesta, es competencia de la Fundación, pero la ambientación que sumerge al visitante en un escenario medieval es cosa de la Federación, porque se lo ha ganado.

¿Cómo puede mejorar la fiesta?

Pedimos a los hosteleros que se impliquen económicamente en la organización. Son los grandes beneficiarios de las Bodas. Su aportación me parece escasa respecto a la labor de las jaimas, que mantienen la fiesta con sus propios recursos. A los hosteleros les propongo que ofrezcan indumentarias a sus clientes para que los vestidos de época sean mayoría en la calle. Se lo pueden permitir dentro de una apuesta por la calidad de la recreación.

Etiquetas
Comentarios