Despliega el menú
Teruel

Multitudinaria despedida en Alcañiz a los dos guardias civiles asesinados en Andorra

Más de 2.000 personas acompañaron a las familias en el sepelio. La Guardia Civil estuvo arropada por las principales autoridades de Aragón,  policías y bomberos de toda España y gendarmes Francia.

Funeral por los dos guardias civiles esta mañana en Alcañiz
Funeral por los dos guardias civiles esta mañana en Alcañiz
Antonio García / Efe

Cientos de personas llorando con impotencia, bares y establecimientos cerrados, silencio absoluto, crespones negros, flores y uniformes de la Guardia Civil, pero también de gendarmes franceses, policías locales, mossos y bomberos. El maravilloso entorno de la plaza España de Alcañiz acogió ayer el acto más sobrecogedor que se recuerda en la localidad, el Funeral de Estado de los dos guardias civiles asesinados el jueves en Andorra, Víctor Romero y Víctor Jesús Caballero.

Los féretros, que llevaban toda la noche en el salón de Cuadros del Ayuntamiento –donde se había instalado la capilla ardiente la noche anterior– salieron con la marcha fúnebre que interpretó la Unidad de Música de la Dirección General de la Guardia Civil, al igual que el himno de España. Y entraron en la excolegiata con un gran aplauso, del mismo modo que salieron; en esta ocasión, al son del himno de la Guardia Civil de la obra ‘La muerte nunca es el final’. A hombros les llevaron sus compañeros sin poder contener las lágrimas y el dolor. Sentimiento que fue contagiando a todos los vecinos que se acercaron a mostrar su apoyo y cariño a las familias, que se congregaron a lo largo de los escasos metros que unen el templo y la Casa Consistorial. Detrás de los fallecidos fueron entrando a la iglesia los familiares y allegados, totalmente destrozados.

La misa, oficiada por el obispo de Teruel, Antonio Gómez, se desarrolló en la intimidad y dentro del templo no cabía un alfiler. Estuvieron también en el Funeral de Estado el Justicia de Aragón, varios consejeros del Gobierno de Aragón y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, entre otros cargos judiciales de la Comunidad, así como autoridades militares y municipales, prácticamente de todos las localidades del territorio. También hubo diputados nacionales de todos los partidos.

Muestras de reconocimiento

El alcalde de Alcañiz, Juan Carlos Gracia, se mostró totalmente roto y desolado, ya que conocía personalmente a los agentes de la Guardia Civil. "No podemos buscar una explicación porque no la hay. Es algo horrible. Eran buenas personas, no hacían daño a nadie...", reflexionó con la voz entrecortada.

Por su parte, el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, aseguró haber vivido el "día más triste" de los seis años que lleva en el cargo. Alabó el papel de los agentes de la Guardia Civil y recalcó que perdieron su vida "en cumplimiento de su servicio". También el consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Vicente Guillén, se refirió a la labor de los efectivos rurales e incluso reconoció las condiciones "a veces muy difíciles" de los agentes que desarrollan su trabajo.

Etiquetas
Comentarios