Teruel
Suscríbete

Samca inicia los trabajos para abrir una planta que convertirá el carbón en fertilizante agrícola

El proyecto, con una inversión de medio millón de euros, diversificará la economía de la comarca andorrana

El gerente del Balneario de Ariño, Pedro Villanueva, junto a las nuevas cabañas.
El gerente del Balneario de Ariño, Pedro Villanueva, junto a las nuevas cabañas.
M. Quílez

Samca ha iniciado los trabajos de explanación de tierra para proceder a la instalación de la planta prevista en Ariño para el aprovechamiento del polvo de carbón como fertilizante para cultivos. Se trata de un proyecto en el que la empresa llevaba trabajando mucho tiempo y que comienza a ver la luz en un momento en el que la cuenca minera turolense clama por la reindustrialización. Por tanto, el objetivo de este proyecto es doble. Además de diversificar la economía, se complementa la actividad extractora y se saca el mayor rendimiento posible a las explotaciones mineras.

Los primeros pasos en firme se dieron en junio, cuando la minera recibió autorización del Gobierno de Aragón para realizar prospecciones de carbón en 750 hectáreas entre Alcorisa y Andorra. Ahora, el Ayuntamiento de Ariño ha dado el visto bueno en pleno al comienzo de las obras de explanación. "Todavía no tenemos los detalles del proyecto pero es una buena noticia. Se trata de dar una nueva vida al carbón y estamos muy esperanzados", ha dicho el alcalde, Joaquín Noé, quien garantiza que desde el Consistorio se "facilitará" en todo lo posible la puesta en marcha de la actividad.

La licencia para comenzar los trabajos se ha otorgado en varias parcelas que suman 71.050 metros cuadrados a la empresa ‘Fertilizantes Organominerales de Aragón S.A.’, de Samca, que invertirá 453.000 euros.

En la localidad funciona una planta dedicada a la composición de abonos que da trabajo a varias personas desde el año pasado vinculada a la investigación para fertilizantes. Se ocupan del tratamiento y almacenamiento de los afloramientos de carbón que aparecen en las capas superiores de las minas y que se denominan leonardita.

Esta sustancia no arde y tiene un aspecto similar al polvo. Se combina con otros productos como el estiércol en una planta ubicada en Zaragoza, desde donde se comercializa el fertilizante. Las pruebas y analíticas de calidad de estos fertilizantes son constantes, así como las investigaciones para encontrar nuevos yacimientos. No obstante, el nuevo proyecto contempla otro tipo de abono y tratamientos.

Sondeo de agua

Esta no es la única iniciativa de reindustrialización que implica a Samca, que siempre ha apostado por el futuro de Ariño debido a la relación personal que une a su propietario, Pedro Luengo, con la localidad. Desde hace unos meses, entre Samca y el Ayuntamiento, se están estudiando otros usos de un sondeo de agua que se realizó entre 2004 y 2006 cuando Samca tenía previsto ubicar una pequeña central térmica. No llegó a culminar el proyecto pero el sondeo continúa estando y en Ariño han visto una posibilidad de futuro.

Cabe destacar que la localidad tiene la caseta de bombeo, la bomba preparada y una concesión de la Confederación de 70 litros por segundo. Esta posibilidad está en fase de estudio pero de salir adelante supondría un revulsivo para convertir en regadío algunas hectáreas de secano y, además, para dar servicio al sector industrial.

El Balneario de Ariño, otra fórmula para frenar la pérdida de empleo

Mientras la mejora de la crítica situación que sufre el sector minero eléctrico en la comarca de Andorra-Sierra de Arcos sigue dependiendo de la regulación energética que establezca el Gobierno Central, los pueblos de esta zona de la provincia de Teruel que viven del carbón barajan diversas iniciativas para intentar frenar el goteo constante de pérdida de puestos de trabajo.

Uno de los proyectos estrella ya consolidado y que sigue creciendo es el balneario de Ariño, que acaba de instalar seis bungalows en su entorno para ampliar la capacidad hotelera y ofrecer un servicio añadido al cliente. Esta iniciativa se ha llevado a cabo con una inversión de 326.000 euros procedentes del Fite, el Fondo de Inversiones de Teruel, una herramienta financiera que alimentan a partes iguales el Gobierno central y el autonómico y que supone el reparto anual de 60 millones de euros para proyectos dinamizadores en la provincia de Teruel.

En febrero

Las nuevas cabañas del balneario de Ariño empezarán a funcionar la próxima temporada termal, que arrancará en febrero de 2018.

Pero el proyecto más ambicioso está pendiente de nuevos fondos. Se trata de una ampliación global de las instalaciones que, con una inversión de 3,2 millones de euros, permitirá incluir más de 20 habitaciones que aumentarán la oferta hotelera a 75 y, sobre todo, supondrá la creación de más empleo.

Actualmente hay 52 personas contratadas en el balneario de Ariño y se estima que la ampliación generará otra treintena de empleos de todos los sectores, desde limpieza a cocina, pasando por fisioterapeutas y masajistas. Así es como estas instalaciones termales se han convertido en una de las alternativas a la minería en Andorra-Sierra de Arcos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión