Despliega el menú
Teruel

Los médicos reclaman el nuevo hospital para acabar con las estrecheces del Obispo Polanco

Los 4 urólogos se turnan para utilizar la única consulta, Oftalmología usa el pasillo como sala de espera y en Trauma han cerrado 2 terrazas para emplearlas de almacén

La sala de espera de Urología, en la foto, se queda pequeña para el número de pacientes citados
La sala de espera de Urología, en la foto, se queda pequeña para el número de pacientes citados
Javier Escriche

Pasillos colapsados, salas de espera tan pequeñas que los pacientes aguardan fuera o consultas compartidas hasta por cuatro especialistas. Estos son algunos de los problemas que sufre el hospital Obispo Polanco de Teruel por falta de espacio. El centro sanitario, construido hace más de seis décadas, no da más de sí y tanto médicos como usuarios critican la incomodidad del actual edificio y piden que se construya ya el nuevo hospital proyectado en los terrenos del Planizar desde hace 12 años y cuya ejecución está bloqueada.

En Urología, una de las especialidades con más demanda en el hospital, los cuatro facultativos que integran la plantilla se turnan para poder utilizar la única consulta con que cuenta el Servicio. Fuentes de la Unidad advierten de que esta situación impide que dos o tres médicos vean a sus pacientes simultáneamente en un mismo día, lo que está generando un aumento de las listas de espera. "Se están dando citas para revisiones para junio del año que viene y ocho meses es demasiado tiempo", critican fuentes médicas.

La falta de espacio en Urología provoca también que resulte pequeña la sala de espera, donde el pasado miércoles, varias personas aguardaban su turno de pie o fuera, en el pasillo, al no haber suficientes asientos. "Es que hace falta ya el nuevo hospital" coincidían en reclamar los pacientes.

Desde el Departamento de Salud del Gobierno aragonés anuncian que la dirección del hospital estudia la posibilidad de que los urólogos pasen consulta también por las tardes. De hacerse efectiva esta medida, las listas de espera de esta especialidad se reducirían.

Para poder abrir en la planta cuarta la Unidad de Crónicos Complejos, los despachos médicos que había allí han sido desplazados al piso segundo, con Traumatología. De rebote, el almacén de sábanas para las habitaciones de hospitalización y la zona de taquillas de los especialistas en huesos han sido reubicados en dos terrazas que han tenido que ser cerradas con cristales para que puedan cumplir esta función y en las que no hay calefacción. Aún admitiendo que es un problema "secundario", los médicos consideran que "no es normal" que las batas que utilizan en su trabajo diario o el abrigo que se ponen para volver a casa estén "helados".

También Oftalmología, la especilidad con más actividad de todo el hospital, tiene problemas de espacio. La sala de espera, compartida por cuatro consultas, es tan pequeña que ha habido que poner sillas en el pasillo. "La comodidad y la satisfacción de los pacientes se ve deteriorada; hay que tener en cuenta que, generalmente, se trata de gente mayor, que necesita más cuidados", explican fuentes del Servicio, las cuales aseguran que "con más espacio y más personal, las consultas se agilizarían". Estas mismas fuentes reclaman que, hasta que llegue el nuevo hospital, se aprovechen los espacios libres que hay en otros centros sanitarios, como el centro de salud ‘Ensanche’ de la capital turolense.

Lo mejor contra la despoblación

El vicepresidente del Colegio de Médicos de Teruel, Jesús Martínez-Burgui, reivindica que el nuevo hospital "se construya ya" para acabar con los problemas que sufre el Obispo Polanco, uno de ellos, la falta de espacio. Defiende que "cuanto antes" llegue la inversión "a una provincia que se despuebla" y pide al Gobierno aragonés que dé prioridad a la rentabilidad social sobre la económica. "Una buena infraestructura sanitaria también mejora la calidad de vida de la población –declara Martínez-Burgui­– y es lo mejor que se puede hacer para frenar la emigración".

El vicepresidente de los médicos reclama también que el futuro hospital de Alcañiz "no se quede en la primera piedra y sea pronto una realidad". "Son dos obras de gran calado para una provincia con unos índices demográficos malos", agrega. Afirma que ahora sería "imposible" dotar a los hospitales de la provincia de equipos de radioterapia –una demanda social a la que se ha sumado el Colegio de Médicos de Teruel– debido a esa falta de espacio.

Etiquetas
Comentarios