Despliega el menú
Teruel

El Ayuntamiento activa el plan de emergencia por sequía ante la falta de reservas en el Arquillo

La primera fase incluye la clausura de las fuentes municipales y una campaña intensa de sensibilización ciudadana.

La zona de la cola del pantano. El fondo del pantano del Arquillo, en la zona de la cola, mostraba hace una semana la tierra cuarteada por efecto de la sequía. Sus reservas de agua han pasado de 21 hectómetros cúbicos, que tiene su capacidad, a los 3,9 que presenta en la actualidad.
El Ayuntamiento activa el plan de emergencia por sequía ante la falta de reservas en el Arquillo
A. García/bykofoto

El preocupante descenso que han experimentado las reservas de agua almacenadas en el pantano del Arquillo, del que se abastece la ciudad de Teruel y que han pasado de los 21 hectómetros cúbicos de capacidad total a los 3,9 actuales, ha obligado al Ayuntamiento a activar el plan de emergencia ante la sequía. La disposición se ha adoptado en su fase inicial de prealerta, que contempla la intensificación de la campaña de sensibilización ciudadana sobre un consumo racional del agua, ya desarrollada este verano, así como la clausura de las fuentes municipales.

Es la primera vez que se aplica este plan desde su creación en 2008, un documento que contempla la restricción del uso del agua durante tres fases de diferente intensidad.

La alcaldesa de Teruel, Emma Buj, admitió que por el momento "no hay motivos para alarmar a la población". De hecho, además del pantano del Arquillo, la ciudad dispone para su abastecimiento de los caudales provenientes de los pozos de Caudé y de San Blas, y solamente se han puesto en marcha estos últimos en momentos puntuales durante este verano. No obstante, quiso dejar clara la necesidad de adoptar una primera fase de medidas "para prevenir" posibles situaciones más problemáticas.

Para contener el consumo de agua, se ha previsto igualmente una mayor racionalización de los riegos de los parques y jardines de la ciudad. La alcaldesa explicó que junto con los técnicos municipales se analizará en cuáles de estos espacios se puede prescindir de la irrigación y en qué otros reducirla.

Comité de sequía

Paralelamente a estas medidas, se ha constituido un comité de sequía, cuya misión consistirá en realizar un seguimiento mensual de la situación de sequía. "Si esta va en aumento –advertía la alcaldesa– tendríamos que pasar a las fases superiores, que conllevarían la suspensión de los riegos agrícolas, a los que también abastece el pantano del Arquillo". También se verían afectados por este problema de cara al verano los jardines privados y las piscinas.

Pese a la situación de restricción del consumo de agua del pantano, acordada la semana pasada por la Confederación Hidrográfica del Júcar –una decisión que no se adoptaba desde hace 20 años–, Emma Buj dijo confiar en que las lluvias hagan acto de presencia en estos meses de otoño o, a más tardar, en invierno. "Hay que decir que el Arquillo es un pantano de laminación, por lo que, a poco que llueva, se recuperan sus niveles óptimos con gran facilidad", aclaraba la regidora. "Si no fuera así –continuó–, tendríamos que tomar medidas mucho más restrictivas en verano".

Descartó, sin embargo, que entre estas disposiciones se encuentre reducir el consumo de agua de boca. "Nunca se restringiría –aseguró–, porque con los pozos de San Blas el abastecimiento para la ciudad de Teruel está plenamente garantizado". Estas dos infraestructuras aportan un caudal conjunto de 230 litros por segundo, una cantidad más que suficiente para cubrir las necesidades de la capital, que ascienden como máximo a 200 litros por segundo.

Como recomendaciones a la población para contribuir a un mayor ahorro de las reservas hidrológicas, la alcaldesa aconsejó un consumo "responsable en los domicilios, no usando más agua de la necesaria, así como no vaciar las piscinas en invierno". "Porque no sabemos –precisó– si se va a autorizar su llenado el verano que viene".

La alcaldesa anunció que en una reunión mantenida ayer con los concejales delegados de Infraestructuras y Medio Ambiente, así como con los técnicos municipales, se acordó convocar nuevos encuentros mañana mediante una comisión extraordinaria para ofrecer a todos los grupos con representación en el Ayuntamiento "información de primera mano sobre la situación de abastecimiento a la ciudad". Ese mismo día se reunirá el comité de sequía con objeto de determinar en qué fuentes públicas se procederá a cerrar el suministro.

Etiquetas
Comentarios