Teruel
Suscríbete por 1€

Goteras en la sala de espera de Hematología del Polanco

Desde hace años, cada vez que llueve con fuerza, el agua se filtra hasta la tercera planta del hospital turolense.

La sala de espera para el control del Sintrom, ayer, con un cubo debajo de una gotera.
Goteras en la sala de espera de Hematología del Polanco
Antonio García/Bykofoto

Las fuertes lluvias de los últimos días se tradujeron ayer en goteras en la sala de espera del área de Hematología y Anatomía Patológica del hospital Obispo Polanco de Teruel. Entre otros pacientes, cada mañana utilizan este espacio decenas de personas que aguardan para someterse al control del Sintrom, la medicación que previene la formación de trombos sanguíneos.

En el techo de la sala de espera de Hematología se han abierto cuatro goteras. Una de ellas se encuentra sobre la puerta de acceso a los aseos; otras dos afectan al centro de la estancia, donde ayer fue necesario colocar un cubo para recoger el agua que caía. Por último, un cuarto orificio gotea sobre uno de los asientos, que ayer permanecía inutilizado mediante la colocación de un cartón.

"Estas goteras son incómodas", indicaron fuentes médicas, las cuales, no obstante, restaron gravedad a la situación. Según relataron, desde hace años el agua se filtra hasta la planta de Hematología cada vez que se producen chaparrones. Aunque este año es la primera vez que han tenido que colocar cubos, la situación no es nueva, ya que otros veranos y otoños, cuando suelen registrarse tormentas en la capital turolense, este tipo de incidencias se repiten.

El hospital Obispo Polanco tiene 60 años de antigüedad, el doble de la vida útil que se calcula para este tipo de edificios.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión