Despliega el menú
Teruel

El Castellar, una escuela para futuros paleontólogos

La Fundación Dinópolis desarrolla un curso eminentemente práctico en este municipio, en donde hay inventariados hasta 61 yacimientos de fósiles de dinosaurios.

Yacimientos geológicos y paleontológicos afloran en abundancia en El Castellar, un pequeño municipio que se está configurando como un espacio ideal para la práctica de la paleontología. La Fundación Dinópolis coordina un curso, dirigido por Luis Alcalá, enmarcado dentro de la Universidad de Verano de Teruel, destinado a mostrar lo que es capaz de generar para el desarrollo de un territorio esta disciplina científica. Y la mayor parte de las enseñanzas se imparten en esta auténtica escuela al aire libre, en medio de restos fósiles de grandes dinosaurios o de las huellas que dejaron en su peregrinar hace millones de años. "El Castellar y su entorno, en donde llevamos trabajando desde 2012, es ideal para explicar cómo la investigación paleontológica puede derivar en el desarrollo económico", explicaba Alberto Cobos, paleontólogo de la Fundación Dinópolis.

En el término municipal de El Castellar se han inventariado 61 yacimientos de huesos y huellas, y de épocas geológicas muy diversas, que van desde el Jurásico superior al Cretácico inferior. Es esa riqueza global la que hace a la localidad única en su género. "Para El Ayuntamiento de El Castellar –confesaba Cobos– es ahora tan importante invertir en un yacimiento como en una calle". Hay, no obstante, otros ejemplos que podrían asemejarse a este pueblo, como Galve o Riodeva, con importantes recursos naturales vinculados a la paleontología.

En el curso, en el que se entregaron ayer diplomas en el espacio ‘Tierra Magna’ del parque temático turolense, han participado 26 alumnos de casi todas las comunidades autónomas, así como de Francia, Paraguay y Colombia. Debido a la gran demanda registrada –preinscripciones que se han producido con casi dos meses de antelación– este año se ha tenido que ampliar el número de plazas. "Es un modelo de curso que implantamos hace cuatro años, con más presencia de actividades prácticas, que tiene una gran respuesta por parte del alumnado", reconocía el paleontólogo, quien agregó que a los participantes les sorprende la puesta en valor de los recursos paleontológicos que ha supuesto Dinópolis. "Se asombran de este gran proyecto", admitía.

En El Castellar, los alumnos toman contacto con el yacimiento en el que afloran los restos de un Stegosaurus, un dinosaurio cubierto de placas, pero también indagan en el sistema de cartografiado de los huesos y en las prospecciones geológicas, esas que ayudan a localizar dónde duermen los restos de los grandes animales prehistóricos. En su aventura, también se acercan al Dino Paseo o recorren la vía ferrata.

Etiquetas
Comentarios