Despliega el menú
Teruel

Fallece el niño de 10 años rescatado de la piscina de Híjar tras sufrir un ahogamiento

El Ayuntamiento de la localidad del Bajo Martín ha decretado tres días de luto.

En la piscina municipal de Híjar, un niño de 10 años sufrió un ahogamiento.
Imagen de la piscina municipal de Híjar, cuyo vaso tiene 1,80 metros de profundidad.
Heraldo

Luis Manuel Royo Espés, el niño de 10 años vecino de Samper de Calanda que la tarde del pasado sábado fue rescatado de la piscina municipal de Híjar con síntomas de haber sufrido un ahogamiento, falleció ayer sobre las diez de la mañana en la uci del Miguel Servet de Zaragoza. El pequeño había sido evacuado en helicóptero a este hospital después de que el socorrista de las instalaciones de baño y el personal sanitario de emergencias desplazado al lugar del suceso lograran devolverle el pulso con maniobras de reanimación.

Según manifestó ayer la madre del niño, Isabel Espés, Luisma –como le llamaban familiarmente– "era un buen nadador y un buen buceador", por lo que no se explica qué pudo ocurrirle. El pequeño disfrutaba de un día de piscina con un amigo y jugaba a cruzar el vaso buceando. "Quizá en su recorrido algo le impidió continuar y defenderse y se quedó en el agua mucho rato", relató Isabel.

La autopsia que ayer estaba previsto realizar arrojará luz sobre lo sucedido, si bien la familia, rota de dolor, no se obsesiona con esta prueba. "Mi hijo ya no está", dijo Isabel Espés. Los padres han decidido incinerar el cuerpo de Luisma y celebrar el próximo martes, a las 10.30, en el pabellón polideportivo de Samper de Calanda una sencilla ceremonia civil de despedida. "Hablaremos de los valores que mi hijo tenía, como el respeto a los demás y su afán de colaboración", indicó la madre. Por su parte, el Ayuntamiento de Híjar decretó ayer, en un pleno extraordinario, tres días de luto por la muerte del niño. Desde hoy y hasta el miércoles, la bandera de la Casa Consistorial hijarana ondeará a media asta y con crespón negro.

Isabel recordó que cuando llegó a la piscina de Híjar, tras ser avisada del accidente, y vio a su hijo, supo que las cosas "no iban bien". "Luisma falleció nada más salir de la piscina; su cerebro había sufrido mucho por falta de oxígeno y sus pulmones estaban llenos de agua", afirmó. "Intentaron salvarlo –continuó– y lograron que su corazón latiera para ser trasladado en helicóptero, pero al final no pudo ser. Ha sido un accidente".

El alcalde de Híjar, Luis Carlos Marquesán, lamentó el "desgraciado acontecimiento" y ofreció todo su apoyo a la familia. El regidor relató que fue un bañista adulto quien se percató de que el niño no salía a la superficie y que poco después el cuerpo del pequeño fue hallado medio hundido en el agua. Desde la DGA indicaron que la evacuación fue "muy rápida". La llamada al 112 se produjo a las 20.08 del sábado y a las 20.56 el niño estaba en el Miguel Servet.

Etiquetas
Comentarios