Despliega el menú
Teruel

El Ayuntamiento se moviliza contra la falta de civismo en la Vaquilla y el Sermón de las Tortillas

El pleno acuerda por unanimidad tomar medidas para mejorar la limpieza, la convivencia y el respeto al mobiliario urbano.

Tras el Sermón. Una serie de fotos tomada por un vecino para mostrar el lamentable estado de Fuentecerrada tras la fiesta del 18 de abril –una de ellas en la imagen– generó indignación vecinal tras su difusión por las redes sociales.
Tras el Sermón. Una serie de fotos tomada por un vecino para mostrar el lamentable estado de Fuentecerrada tras la fiesta del 18 de abril –una de ellas en la imagen– generó indignación vecinal tras su difusión por las redes sociales.
Pascual Julve

Los comportamientos incívicos o directamente vandálicos asociados a dos de las fiestas más multitudinarias de Teruel, la Vaquilla y el Sermón de las Tortillas, preocupan al Ayuntamiento, que pondrá en marcha sendas campañas para mejorar la convivencia y la limpieza de los espacios públicos. El pleno acordó ayer por unanimidad aplicar medidas que eviten las consecuencias más negativas de la masificación de ambos festejos.

El grupo socialista defendió una moción que salió adelante con el consenso de todos los partidos para que los servicios municipales "identifiquen" los espacios públicos utilizados para celebrar el Sermón de las Tortillas, entre los que sobresale el parque de Fuentecerrada. La propuesta incluye una dotación "adecuada" de contenedores y el despliegue de un dispositivo de vigilancia de la Policía Local. Además, a instancias del PAR, se incorporó el rechazo a los comportamientos "incívicos". También se acordó llevar a cabo una campaña de "concienciación ciudadana".

El acuerdo plenario responde a la situación registrada en Fuentecerrada en el Sermón de las Tortillas del pasado día 18 de abril, cuando el parque terminó la jornada cubierto de basura, con contenedores desbordados y algunos destrozos en el mobiliario urbano. La alcaldesa, Emma Buj, considera que se dio una situación "anormal" que "no tuvo que ver con la falta de contenedores sino con el vandalismo".

Para la portavoz de Ganar Teruel, Anabel Gimeno, el deterioro del parque responde a la acción de "unos pocos", pero las consecuencias las paga la ciudad. El portavoz del PAR, Julio Esteban, denunció el comportamiento de los grupos que desparramaron la basura por el suelo y los bancos del merendero. El concejal de Ciudadanos Ramón Fuertes tiene la sensación de que el comportamiento de los campistas "va a peor". El edil de CHA, Paco Martín, detectó un "problema educativo" en el origen del vandalismo y los ataques a la convivencia del Sermón de las Tortillas y de la Vaquilla.

Respecto a las fiestas más multitudinarias de la ciudad, la Vaquilla, el pleno aprobó por consenso a instancias de Ganar llevar a cabo campañas de concienciación social que mejoren la limpieza de las calles, frenen el consumo de alcohol y drogas, erradiquen la violencia y el sexismo y rebajen el nivel de ruido. Aunque todos los grupos detectan avances en la organización de las fiestas, coincidieron en la necesidad de mejorarlas y de erradicar el tópico de que "todo vale" en la Vaquilla.

Por otro lado, el Ayuntamiento incrementará este año la subvención a Interpeñas para organizar la Vaquilla de 70.000 a 75.000 euros con el compromiso de mejorar la dotación de baños públicos de cada peña.

Nuevo gestor de zonas azules

El pleno aprobó la concesión de la explotación de las zonas azules de la ciudad a la UTE formada por Estacionamientos y Servicios SAU (Eysa) y Servicios de Colaboración Integral S. L. (SCI), que tomará el relevo a Setex Aparki, gestora de este servicio desde su implantación en la ciudad hace 16 años. La concesión incluye 674 plazas en zona azul y 113 en zona naranja –reservada a residentes–. La principal novedad es que esta última estará destinada a los vecinos de 9.00 a 20.00 horas, mientras que ahora son de uso libre de 14.00 a 16.00.

El concejal de Tráfico, Jesús Fuertes, destacó que las tarifas, "entre las más baratas del país", no se incrementarán con el cambio del concesionario. La UTE ganadora pagará un canon anual de 111.500 euros –frente a un mínimo fijado en la licitación de 24.000– que se destinará a mejorar la seguridad vial.

Etiquetas
Comentarios