Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Los agricultores del Bajo Aragón protestan por los daños de la cabra montés en los cultivos

El PP traslada al pleno de la comarca su inquietud por la proliferación de especies cinegéticas y reclama soluciones "equilibradas" para salvar la agricultura.

Raúl Torner muestra los daños causados por las cabras en su plantación de almendros.
Raúl Torner muestra los daños causados por las cabras en su plantación de almendros.
B. Severino

Los daños causados por especies cinegéticas como la cabra montés, el corzo y el jabalí en zonas del Bajo Aragón donde estos animales no solían detectarse está generando bastante inquietud entre los agricultores, sobre todo, en varias fincas del término municipal de Alcañiz. De hecho, el PP ha trasladado esta preocupación al pleno de la comarca con el objetivo de que se adopten medidas "equilibradas" que no perjudiquen ni a cazadores ni a agricultores.

Desde hace uno año, las incursiones de animales de caza mayor en zonas no habituales, como el Matarraña o el Maestrazgo, vienen provocando numerosos destrozos en plantaciones de frutales. Raúl Torner, uno de los perjudicados, explica como en apenas unos días ha sufrido dos ‘visitas’ de cabras hispánicas en un terreno donde tiene almendros de nueva plantación. El problema se repite, puesto que hace unos meses ya pasó por lo mismo. Según sus cálculos, tras la última incursión, de los 1.300 árboles plantados, al menos 300 han quedado "acribillados" y se secarán o no crecerán como el resto.

Los animales, además de comerse la planta, se dedican a restregar la cornamenta contra los troncos, provocando un mayor daño, ya que están en pleno crecimiento. "No tengo inconveniente en que haya cabras, pero que estén donde tienen que estar, no aquí. Como esto no lo controlen seguiremos teniendo un problema y cada vez más grande", señala el agricultor.

Torner, vecino de Valdealgorfa, apostó por la agricultura como modo de vida y, hace dos años, se decidió por nuevas variedades de almendro en una finca ubicada entre cortados en el barranco de Gorigot, junto a la Vía Verde, en el término alcañizano. "Las cabras hacen lo lógico, que es buscar su espacio y venir aquí porque tienen comida y cerca hay agua. Son otros los que deben tomar medidas óptimas para todos y para los animales, porque esto es mi trabajo, mi esfuerzo y mi inversión y llego aquí y me lo encuentro destrozado", añade."El problema esta ahí"

El problema se puso la semana pasada sobre la mesa en la Comarca del Bajo Aragón de la mano del PP. Aunque la iniciativa se retiró del orden del día por matizaciones de redacción para volverla a presentar, el grupo popular llevó una propuesta sobre "el incremento de determinadas especies cinegéticas en los municipios y sus consecuencias". Considera que es el momento de tratar de atajar una situación que permanece latente. "El problema está ahí y no queremos perjudicar a nadie, ni a cazadores ni a agricultores, solo instar a que se tomen las medidas oportunas desde los organismos que corresponda para que haya un equilibrio", indica el portavoz del PP, José Miguel Celma.

En otras zonas, como las comarcas de Andorra-Sierra de Arcos y Bajo Martín, el problema está en la alta presencia de conejos. Los responsables de los cotos son los que autorizan a cazar, aunque siempre con permiso específico por parte del Gobierno de Aragón en los casos de cabras y corzos. En situaciones de emergencia o de superpoblación, y si se han gastado los cupos de captura, existe la posibilidad de expedir autorizaciones extraordinarias.

Además de los daños en fincas y plantaciones, las especies de caza mayor provocan accidentes de tráfico, sobre todo los jabalíes. A finales de 2010, en la Comarca del Bajo Martín se produjeron varios siniestros por esta causa, sobre todo, en los términos de Samper de Calanda y Castelnou. En el tramo afectado se colocó una señal de tráfico alertando del peligro.

En el conjunto de la provincia de Teruel, los jabalíes causaron 97 accidentes de tráfico en 2015. Fue la especie que más siniestros desencadenó, seguida del corzo, con 78. En total, los animales salvajes causaron 286 accidentes, frente a los 268 de 2014.

Los naturalistas invitan a reflexionar sobre la falta de pasos y accesos en las carreteras para permitir el tránsito de estas especies.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión