Despliega el menú
Teruel

Los dos acusados por el crimen de Fuentes Claras declararán otra vez

El juez, que ha levantado el secreto sobre las actuaciones, cita a El Fatmi C. y Rachid L. –en prisión– el 1 de febrero. Uno de los autores materiales de la muerte del comerciante Luis Esteban podría haber huido a Marruecos.

Los dos hombres sospechosos de haber participado en la muerte del comerciante de la localidad de Fuentes Claras Luis Esteban, cuyo cadáver apareció en su casa el 22 de febrero de 2015 maniatado y con signos de haber recibido una brutal paliza, volverán a prestar declaración ante el juez de Calamocha, que investiga los hechos.

Los dos acusados son El Fatmi C., esposo de la asistenta de hogar de Luis Esteban, y Rachid L., quien conducía el vehículo con el que los autores del crimen llegaron hasta la casa de la víctima. Ambos, de nacionalidad marroquí y en prisión desde el pasado mes de julio por su presunta implicación en estos hechos, han sido citados por el magistrado para el próximo lunes, 1 de febrero.

El pasado miércoles, El Fatmi C. y Rachid L. participaron desde la cárcel de Teruel, en la que cumplen prisión provisional, en un reconocimiento fotográfico en el que, tras visionar casi un centenar de imágenes de otras tantas personas, identificaron a tres de ellas como conocidos. Se trata de dos individuos dedicados al negocio de la compra y venta de chatarra y vecinos de Zaragoza y de otro hombre que podría haber huido a Marruecos, según informaron ayer fuentes próximas a la investigación.

Todo indica que el juez de Calamocha quiere obtener toda la información posible acerca de esas tres personas pertenecientes al entorno de los dos acusados que permanecen en prisión tras su detención en julio del año pasado.

Diez tomos

Casi un año después del suceso, el juez de Calamocha ha levantado el secreto que ha pesado sobre las actuaciones realizadas para identificar y detener a los autores del crimen que conmocionó a los vecinos de Fuentes Claras. Desde ayer, fecha en la que el magistrado dictó el auto correspondiente, los abogados que representan a cada una de las partes personadas en la causa pueden consultar el sumario abierto –muy extenso al constar de 10 tomos y cientos de folios– y conocer todo lo actuado, así como solicitar la práctica de nuevas pruebas.

La investigación baraja la posibilidad de que el delito fuera ejecutado por tres o cuatro personas, dos de las cuales habrían salido de España y se encontrarían en Marruecos. De hecho, el Juzgado de Calamocha ha solicitado la cooperación internacional para localizar a ambas personas y proceder a su detención e interrogatorio.

El Juzgado no ha logrado averiguar hasta la fecha dónde está el dinero que le fue robado a Luis Esteban. Los autores del crimen se llevaron en bloque la caja fuerte que había en la casa de la víctima y en la que esta guardaba sus ahorros. La negativa de Luis Esteban a facilitar a los ladrones la clave para abrir la caja de caudales pudo ser el motivo por el que los delincuentes golpearon al comerciante hasta causarle la muerte.

El cuerpo de Esteban fue hallado al día siguiente de la comisión del robo por un familiar que acudió a su casa por indicación de algunas vecinas.

Estas habían ido a comprar a su tienda y se extrañaron de que no estuviera abierta como de costumbre. El cadáver se encontraba sentado en el suelo y recostado sobre una silla y presentaba múltiples golpes en la cara. El suceso levantó una oleada de quejas de los vecinos de la zona, quienes reclamaron más seguridad en el medio rural.

Etiquetas
Comentarios