Despliega el menú
Teruel

La térmica plantea prejubilaciones y bajas voluntarias para 42 empleados a partir de marzo

El recorte del 24% de la plantilla de la central será un fuerte varapalo para la comarca minera.

Trabajadores de la térmica al finalizar su jornada.
Trabajadores de la térmica al finalizar su jornada.
antonio garcía/heraldo

La comarca de Andorra afronta un nuevo varapalo laboral y económico. Endesa ha planteado a los sindicatos un plan de optimización para sus cinco centrales térmicas del país por el que prevé la reducción de un total de 124 trabajadores, 42 de ellos en la central térmica de Andorra.

La medida, que la compañía pretende aplicar a partir del próximo mes de marzo, supone reducir la plantilla de la térmica turolense en un 24% –ahora hay 178 trabajadores–. Aunque no serán despidos traumáticos, pues los empleados podrán acogerse a un plan de salidas voluntarias y prejubilaciones, el presidente de la Comarca Andorra-Sierra de Arcos, Antonio Donoso, ya ha advertido de que el territorio saldrá muy perjudicado.

"Lo más grave de esta situación es que se pierden empleos en la zona que no se recuperarán nunca y eso nos debe preocupar a todos", manifestó indignado el presidente comarcal.

Con esta decisión, la compañía eléctrica pretende reducir costes fijos de personal y ahorrar más de 11 millones de euros anuales. La empresa informó a los trabajadores de esta propuesta el pasado mes de diciembre y también se reunió con los representantes de los empleados para abordar el asunto. Endesa sostiene que, a día de hoy, las térmicas no cumplen un indicador financiero que garantizaría la apuesta de la italiana Enel (propietaria de Endesa) por el futuro de las centrales y la inversión que necesitan. El próximo 12 de enero se iniciarán las negociaciones en Madrid, pero no está previsto que se alarguen en el tiempo. Desde la empresa aseguran que lo que se pretende es "optimizar el resultado de cara a que las inversiones se puedan realizar".

Los 42 empleos de los que Endesa va a prescindir en Andorra corresponden a 24 operarios del parque de carbones, 15 personas de mantenimiento, un administrativo, un técnico de laboratorio y otro de apoyo a explotación. Aunque todavía está por definir, serían empleados a partir de 50 años, que saldrían de la empresa con el 70% del salario, y mayores de 55, que lo harían con el 80%. Estas condiciones ya fueron negociadas hace tiempo entre comité y empresa. "Si hay empleados que no cumplen con la edad, se recolocarán en la propia planta. No son despidos traumáticos", especifica el presidente del Comité de Empresa, Hilario Mombiela.Trabajo a demanda

Para el sector, una de las principales preocupaciones es que el plan de viabilidad recoge la externalización de varios servicios en el parque de carbones, por lo que será muy "difícil" que los 24 empleos que se perderán en este espacio se recuperen. "Se está instaurando una forma de trabajar en las subcontratas que depende de la demanda, por lo que el trabajo es inestable y es prácticamente una realidad que si se externaliza el parque, no se contratará a tanta gente", continúa Mombiela.

El plan de viabilidad, además de recoger recortes de personal en todas las térmicas y plantear externalizaciones, incluye trabajar en mejorar los costes de la compra de carbón. La central de Andorra es la que más puestos pierde. Le sigue la térmica de Alcudia, con la amortización de 32 empleos, la de Compostilla (22), la de As Pontes (19) y la de Almería.

El sector minero turolense empieza el año como lo terminó, con la incertidumbre de la inversión en la central andorrana. Después de que la compañía se acogiera al Plan Transitorio Nacional, no hay plazos oficiales para tomar la decisión de invertir los 230 millones de euros necesarios para adaptar la infraestructura a la nueva normativa medioambiental. En cualquier caso, deberá estar hecha antes del 20 de junio de 2020 y para ello este verano ya debería haber movimientos si se prevé invertir. Pese a que Endesa incida en que el plan de viabilidad va encaminado a crear un escenario óptimo para la inversión, la reducción de plantilla no es una garantía.

Etiquetas
Comentarios