Despliega el menú
Teruel

Las ayudas de los servicios sociales para evitar cortes de luz por impago se duplican

De enero a noviembre se abonaron 8.340 euros, frente a los 3.091 acumulados en 10 meses de 2014. El concejal del área, Joaquín Tomás, advierte de que los efectos de la crisis no remiten.

Los sectores de población más afectados por la pobreza energética son los inmigrantes y la población gitana. En la foto, el barrio Pomecia, que concentra buena parte de la población calé de la ciudad.
Los sectores de población más afectados por la pobreza energética son los inmigrantes y la población gitana. En la foto, el barrio Pomecia, que concentra buena parte de la población calé de la ciudad.
A. García/Bykofoto

La pobreza energética sigue en alza, a pesar de los datos macroeconómicos que apuntan a una suavización de las crisis. Los servicios sociales del Ayuntamiento de Teruel acumularon en los once primeros meses de 2015 8.340 euros abonados para evitar cortes de suministro de luz a 67 familias por impagos, una cifra que duplica sobradamente la de 2014, que se quedó en 3.091 euros para los diez meses en los que se aplicó esta medida.

De mantenerse la tendencia actual hasta final de año, la cifra total superará fácilmente los 9.000 euros. El Ayuntamiento y Endesa firmaron en julio de 2014 un acuerdo para evitar los cortes de luz a las familias por falta de recursos económicos, aunque el Consistorio puso en marcha esta solución desde principios del mes de marzo. La eléctrica se comprometió entonces a no interrumpir el servicio sin contar antes con el Ayuntamiento para que afrontase los pagos pendientes.

El Ayuntamiento atendió en 2014 34 solicitudes desde marzo a diciembre, mientras que en los once primeros meses de 2015 la cifra se ha más que duplicado. La media mensual desembolsada pasa de 309 euros el año pasado a los 758 del presente ejercicio y la de solicitantes de 3,4 a 6 al mes. La evolución es similar para el resto de servicios básicos garantizados por el Ayuntamiento, como el suministro de gas y el de agua.

El concejal delegado de Servicios Sociales, Joaquín Tomás, achacó la preocupante evolución de las cifras de pobreza energética a que la crisis está lejos de remitir entre las capas más desfavorecidas. Tomás explicó que "la gente no puede pagar sus recibos de luz y acude al Ayuntamiento en busca de ayuda". Añadió que los servicios sociales realizan un informe sobre la situación del solicitante y, si cumple los requisitos establecidos, procede al pago del recibo de la luz. La evaluación tiene en cuenta, entre otras cuestiones, los ingresos, el número de miembros de la familia y la situación sociolaboral.

Tomás explicó que el pago de las facturas pendientes se efectúa antes que la empresa suministradora procede al corte, aunque señaló que por problemas de comunicación entre la eléctrica y el cliente se ha producido algún caso de interrupción del servicio, que una vez abonado, se ha restablecido.

El concejal señaló que la posibilidad de recurrir a los servicios sociales como último recurso para evitar el corte del suministro eléctrico es más conocida en el segundo año de entrar en vigor, lo que también ha podido incrementar el número de personas acogidas en 2015 tras su arranque en marzo de 2014.

El director provincial de Cáritas,Juan Marco, felicitó al Ayuntamiento por asumir el pago de los recibos de la luz para evitar las interrupciones del servicio, una prestación que era afrontada por la oenegé religiosa y que ahora libera recursos para cubrir otras necesidades, como pago de medicinas, material escolar o alimentación. Marco consideró que las necesidades en cuanto a pobreza energética se mantiene estables en el último año y consideró "muy acertado" que la Administración afronte este problema para que Cáritas disponga de fondos para atacar otras carencias derivadas de la crisis.

Además del consumo eléctrico, el Ayuntamiento garantiza también que los apuros económicos no dejarán a ninguna familia sin suministro de gas ni de agua. Durante 2014, los servicios sociales municipales aprobaron cinco solicitudes de ayuda para conservar el abastecimiento de gas con 661 euros subvencionados, frente a los 11 casos de los once primeros meses de 2015 por un importe de 1.558 euros, casi el triple. Respecto al agua, en 2014 no se concedió ninguna ayuda y en 2015 hubo 4 por 1.273 euros.

Cambios en el bus

Los recorridos de las líneas A y B del autobús urbano experimentarán pequeñas modificaciones a instancias de la empresa concesionaria, Autocares Urbanos de Teruel, y para atender demandas vecinales. La línea A alargará su recorrido hasta el hipermercado Simply –los fines de semana, hasta Dinópolis–, mientras que la línea B llegará hasta la intersección de la ronda de Ambeles con la plaza de Domingo Gascón para dar servicio a la estación de autobuses. El concejal delegado del servicio, Juan Carlos Cruzado, señaló que los cambios se aplicarán antes de Navidad.

Etiquetas
Comentarios