Despliega el menú
Teruel

Pontoneros buscará el lugar de la batalla medieval de Cutanda

Intentará localizar vestigios del choque en 1120 entre un ejército almorávide y las tropas aragonesas.

Prospección superficial realizada por voluntarios el pasado verano en busca del campo de batalla.
Prospección superficial realizada por voluntarios el pasado verano en busca del campo de batalla.
ha

El Ministerio de Defensa colaborará en la búsqueda del lugar donde se libró la batalla de Cutanda, que en 1120 enfrentó a un numeroso ejército almorávide con las tropas del rey Alfonso I de Aragón. Un destacamento del Regimiento de Pontoneros de Zaragoza formado por seis militares equipados con tres georradares realizará hoy ensayos en tres emplazamientos donde existen indicios arqueológicos que apuntan al posible campo de batalla medieval.

La prospección supone la primera fase de la colaboración de Defensa en la búsqueda porque, según explicó el arqueólogo Javier Ibáñez, el objetivo del operativo previsto para hoy es determinar cuál o cuáles de los georradares disponibles se ajustan mejor al proyecto para, en una segunda fase, proceder a un rastreo sistemático del campo de batalla.

La localización del emplazamiento donde se enfrentaron los dos ejércitos es una iniciativa de la Asociación Batalla de Cutanda enmarcada en el programa para conmemorar el novecientos aniversario del acontecimiento. El proyecto, en el que colaboran numerosos vecinos de la localidad –una pedanía de Calamocha–, ha generado gran expectación por su potencial cultural y turístico.

Durante la jornada, los tres georradares operarán en un área cercana al casco urbano que también fue prospectada el pasado verano por voluntarios en busca de restos del combate. Los equipos de Pontoneros son capaces de localizar bajo tierra cualquier tipo de alteración del terreno debida a fosas, muros y otro tipo de construcciones. También pueden detectar herramientas o armas metálicas.

Javier Ibáñez señaló que los georradares de Defensa, durante la jornada de pruebas, pueden aportar información útil para encontrar el campo de batalla. Ibáñez explicó que utilizan una tecnología que permite obtener "la mejor imagen del subsuelo sin tener que excavar". El arqueólogo no descarta que la prospección sistemática pueda llevarse a cabo antes de terminar 2015.

El equipo de especialistas que colaborará en la búsqueda, formado por los arqueólogos Javier Ibáñez y Rosa Loscos y por el historiador Rubén Sáez, opina que el descubrimiento de fosas con cadáveres o de armas medievales sería decisivo para localizar el escenario bélico. Si los trabajos de georradar resultan alentadores, se complementarán con catas arqueológicas en busca de vestigios de la batalla de 1120.

Etiquetas
Comentarios