Despliega el menú
Teruel

Muere una mujer al salirse su coche de la A-23 en Santa Eulalia

La víctima fue evacuada en helicóptero pero no pudo salvar la vida. Su marido resultó grave y la hija de ambos, de solo
18 meses, salió ilesa.

Una mujer de 37 años, cuyas iniciales son M. I. M. G., falleció en un accidente de tráfico registrado ayer en la autovía Mudéjar o A-23 a su paso por el término municipal de Santa Eulalia. El siniestro se produjo a las 9.00, cuando el automóvil en el que se desplazaba con su familia se salió de la calzada por la derecha en el punto kilométrico 144,3. Además de la mujer, en el coche iba su marido, J. A. L. A., de 40 años, que sufrió lesiones de gravedad y fue trasladado en uvi móvil al hospital Obispo Polanco.En los asientos traseros viajaba también el bebé de ambos, una niña de solo 18 meses que gracias a los dispositivos de seguridad resultó ilesa. La mujer fue evacuada en helicóptero al Hospital Miguel Servet de Zaragoza, pero no logró superar las graves lesiones sufridas.

El alcalde de Santa Eulalia, Héctor Palatsi, explicó que la Guardia Civil contactó con él para buscar alguien que se hiciera cargo de uno de los dos perros que viajaban con la familia accidentada. Uno de los animales pereció en el siniestro pero otro fue recogido por la Sociedad Protectora de Animales a petición de Palatsi.

Siete fallecidos en cuatro meses

Con este último fallecimiento, las carreteras de la provincia se han cobrado en menos de cuatro meses siete víctimas mortales, casi el doble que en todo 2013, que se cerró con 4 fallecidos. En el conjunto de Aragón, la cifra de fallecidos asciende en lo que va de año a 25.

El primer siniestro mortal del año en la provincia se produjo en enero y también se registró en Santa Eulalia, aunque no fue en la autovía sino en una carretera secundaria. La A-23 también fue escenario de otro accidente mortal el pasado 10 de abril en el término municipal de Teruel. El suceso más grave se registró el 1 de marzo en la N-232 en Azaila, cuando dos vehículos colisionaron y que se saldó con dos personas fallecidas.

Fuentes de la Guardia Civil consideran «anómala» la reiteración de accidentes mortales en una vía de altas prestaciones como la A-23 porque el 80% de las muertes en carretera se concentran en las vía secundarias, donde se concentran las labores de vigilancia de los agentes de Tráfico.

Las mismas fuentes indicaron que no se puede hablar de un cambio de tendencia en la reducción de la siniestralidad en las carreteras, aunque admitió su «preocupación» por que se hayan registrado más fallecimientos en el primer cuatrimestre de 2014 que en todo 2013. Desde la Guardia Civil de Tráfico señalan que señalaron que el «esfuerzo en prevención» se mantiene al máximo en toda la provincia.

Etiquetas