Despliega el menú
Teruel

TRIBUNALES

Juzgan al matrimonio acusado de practicar una ablación a su hija en Alcañiz

Un matrimonio originario de Gambia pero residente en Alcañiz desde hace cuatro años se sentará este miércoles en el banquillo de la Audiencia Provincial de Teruel acusado de haber practicado una ablación a su hija de menos de un año.

Un matrimonio de Gambia afronta seis años de cárcel por haber practicado o consentido presuntamente la ablación a su hija el año pasado cuando apenas tenía un año de edad.

El matrimonio será juzgado mañana, miércoles, en la Audiencia Provincial de Teruel en el primer caso de mutilación femenina que llega a los tribunales en Aragón y uno de los primeros en España.

La fiscalía ha propuesto una pena de seis años de prisión para los progenitores de la menor, según ha confirmado a Efe el abogado de la defensa, Félix Gil, quien solicita la libre absolución de sus clientes.

Gil no ha querido precisar si antes de la celebración del juicio, que está previsto que dure un solo día, podría llegarse a un acuerdo extrajudicial.

La mutilación genital femenina está penada en España con hasta 12 años de prisión y la retirada de la patria potestad de la menor.

La ablación femenina consiste en la extirpación total o parcial de los genitales externos por motivos culturales y no terapéuticos.

Padecido por más de 70 millones de niñas

UNICEF estima que 70 millones de niñas y mujeres han sido sometidas a la ablación en África, aunque en los últimos años ha aumentado en Europa, Australia, Canadá y Estados Unidos como consecuencia de la inmigración.

Esta práctica produce daños irreparables y puede causar la muerte, así como el contagio de sida y hepatitis, infecciones agudas y septicemia, entre otras enfermedades.

A largo plazo es causa de infertilidad, infecciones crónicas, relaciones sexuales dolorosas y puede conllevar complicaciones durante el embarazo y el parto, tanto para las mujeres como para los recién nacidos.

Por ello, numerosas asociaciones y ONG luchan contra esta práctica atroz, también perseguida en numerosos países europeos gracias al "Convenio europeo para la lucha contra la violencia doméstica y hacia la mujer y su prevención", firmado el 11 de mayo de este mismo año por 20 Estados miembros del Consejo de Europa.

En el texto del acuerdo se prevén medidas contra la violencia física y sexual, los matrimonios forzosos, la ablación del clítoris y los crímenes de honor, además de hacer hincapié en los elementos de prevención y educación contra el sexismo.

Etiquetas