Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

PATRIMONIO DE TERUEL

Indignación en Híjar por la paralización de la restauración de la sinagoga y la iglesia

El Gobierno de Aragón dice que no puede acometer las obras en la parroquia por falta de presupuesto.

Una foto de archivo de la sinagoga de Híjar.
Indignación en Híjar por la paralización de la restauración de la sinagoga y la iglesia
B. S.

Cuando se acaba de cumplir un año desde que se derrumbó parte del techo de la sinagoga de Híjar sobre dos vecinos en plena celebración de las fiestas de San Antón, patrón del barrio judío, todavía no se han acometido obras de reforma y su deterioro continúa imparable. Una suerte parecida corre la iglesia parroquial, cuyas enormes grietas no podrán ser restauradas por falta de presupuesto.

Desde que ocurrió el desplome del techo de la sinagoga, el Ayuntamiento ha denunciado ante la Administración en repetidas ocasiones el abandono del templo. Tras la catástrofe, un arquitecto visitó la zona y emitió un informe. «El templo ha caído en el olvido del Gobierno de Aragón, porque nosotros preguntamos en Patrimonio y se nos dice que están trabajando pero no sabemos nada más», explicó el alcalde de Híjar, Luis Carlos Marquesán.

Desde el Departamento de Educación de la DGA aseguran que el proyecto sigue en proceso de redacción y que «se tiene en cuenta para 2011». Sin embargo, para el alcalde, el hecho de que no se dé una fecha concreta significa que «este año no van a comenzar los trabajos porque todavía tendrán que acabar de redactar el proyecto».

Tras una primera estimación, se fijó un precio de unos 90.000 euros para arreglar solo la zona afectada, una cantidad que financiarían la Dirección General de Patrimonio, el Ayuntamiento de Híjar, la parroquia y la Comarca del Bajo Martín. «Se estimó esta cantidad pero si tardan mucho las obras, el presupuesto será mayor ya que habrá que reformar toda la techumbre que al final se va a caer», aseguró el alcalde. Marquesán teme que la sinagoga corra la misma suerte que la iglesia Santa María La Mayor, templo del que se ha anunciado que se paralizan las obras de restauración.

La iglesia permanece cerrada al culto desde 2007 por peligro de derrumbamiento pero en junio de 2010 se publicó la licitación de las obras en el Boletín Oficial de Aragón. No obstante, los peores augurios se han cumplido, ya que el consejero de Obras Públicas del Ejecutivo Autonómico, Alfonso Vicente, a través de una Orden Pública, anunció hace unos días «la renuncia a celebrar el contrato de obras de restauración de la Iglesia Parroquial de Santa María». Según se especifica en el documento, las razones de la paralización del proyecto «se fundan en el recorte presupuestario derivado de la crisis económica, que no han permitido aprobar el gasto plurianual».

El primer edil de la capital de la Comarca del Bajo Martín se ha mostrado comprensivo con las razones esgrimidas, aunque ha asegurado que le gustaría conocer qué criterios se han seguido para seleccionar algunos templos. «La verdad es que no sé muy bien qué más podemos hacer, solo mostrar nuestro malestar con la Administración. No estamos hablando de elementos decorativos, porque tanto la iglesia como el barrio judío de San Antón están declarados Bienes de Interés Cultural y se están cayendo a trozos», lamentó.

A pesar de que desde el Gobierno de Aragón han asegurado que esta decisión no afectará al proyecto de licitación, el alcalde muestra sus dudas. «Habrá que volver a hacer muchos procesos administrativos y el presupuesto cambiará y ya solo con eso se necesitará una nueva redacción», afirmó. Las obras se licitaron en junio de 2010 con un presupuesto de contrato de 728.100 euros. Entonces se soñó con la posibilidad de que la Semana Santa de 2012 se pudiese celebrar en el templo.

Etiquetas