Despliega el menú
Teruel

PATRIMONIO

El iluminador de Notre Dame, en Albarracín

Louis Clair propone cambiar la actual luz anaranjada y deslumbrante por otra que deje ver los colores de la ciudad.

Clair -a la izquierda- explica el trabajo a su equipo y al gerente de la Fundación Santa María -segundo por la derecha-, Antonio Jiménez.
El iluminador de Notre Dame, en Albarracín
A. GARCíA

El casco antiguo de Albarracín no está bien iluminado. Al menos, no para el momento actual, en el que existen nuevas tecnologías que permiten dar luz sin desvirtuar los colores naturales y con un menor gasto. Es la opinión de Louis Clair, fundador de Light Cibles, la empresa que ha diseñado -entre otras- la iluminación de la catedral de Notre Dame de París. Clair ha visitado esta semana la localidad turolense para elaborar un proyecto de iluminación acorde con su paisaje arquitectónico.

La propuesta de Louis Clair es cambiar las bombillas convencionales que ahora bañan Albarracín de un tono anaranjado, por luces de led, que permitirían ver los colores naturales de la ciudad. Y todo ello con un menor consumo de electricidad y, por tanto con menor coste económico para el Ayuntamiento.

"Con estas farolas, es difícil ver el verde, el azul, el rojo y el rosa, colores que existen en la arquitectura de Albarracín. Incluso, las figuras humanas se ven amarillas", indicó el iluminador. Su idea es también dirigir la luz hacia los objetos concretos, pues parte de la iluminación actual va a parar al cielo, algo innecesario que no produce sino contaminación lumínica.

El otro objetivo de su proyecto es lograr el confort visual. Explica que las bombillas convencionales, con un único y potente foco de luz, deslumbran al caminante, el cual sufre un fuerte contraste visual entre la zona iluminada y la de sombra. Las luces de led, con decenas de lámparas muy pequeñas que aportan una luz uniforme, harán que el ojo humano contemple descansado Albarracín.

Una de las curiosidades del plan es que la iluminación de la muralla medieval de la localidad utilizará energía solar, lo que permitirá todavía un mayor ahorro económico. "Intentaremos hacerlo todo lo mejor posible, pero con el menor coste y pensando en la economía de la ciudad", destacó Clair. Para realizar el proyecto, el iluminador y su equipo han pasado varios días en Albarracín, estudiando dónde colocar los puntos de luz.

Fundación Santa María

Louis Clair conoció Albarracín el año pasado, cuando pronunció una conferencia dentro de los cursos de paisajes culturales y entornos monumentales que organiza la Fundación Santa María. Este año, el arquitecto y director de las jornadas, Antonio Almagro, le propuso impartir clases sobre iluminación monumental y de ellas, con la participación de los alumnos, salió un anteproyecto para mejorar la iluminación de Albarracín.

La iniciativa fue apoyada inmediatamente por el Ayuntamiento de la localidad, que acaba de modificar su presupuesto municipal para poder encargar el proyecto de iluminación del casco histórico. El Consistorio planea, incluso, potenciar un itinerario nocturno que permita a los visitantes conocer los elementos más destacados del conjunto arquitectónico.

Aunque se desconoce con exactitud el coste que tendrá la ejecución de la iniciativa, el Consistorio confía en que esta pueda llevarse a cabo. El plan cuenta con el apoyo de la Fundación Santa María de Albarracín, una entidad que tiene como patronos al Gobierno aragonés, el Obispado de Teruel y Albarracín, el propio Ayuntamiento e Ibercaja. Para el gerente de la Fundación, Antonio Jiménez, el proyecto convertirá a la localidad "en un modelo de iluminación coherente".

Etiquetas