Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

INVESTIGACIÓN ESPACIAL

Un espejo de 2 toneladas para el observatorio del Cosmos

Mientras una pieza fundamental del equipo sale de fábrica, las obras se detienen por el mal tiempo.

El espejo y los ingenieros de la empresa que fabrica el telescopio.
Un espejo de 2 toneladas para el observatorio del Cosmos
HA

El telescopio principal del observatorio astrofísico de Javalambre, que promueve el Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón, ya cuenta con su primera pieza, un espejo de 2,6 metros de diámetro y 2,4 toneladas, que acaba de salir de la fábrica de la empresa alemana Schott.

El espejo, considerado un elemento clave para la peculiaridad del telescopio, está fabricado en un material denominado Zerodur, un tipo de vidrio cerámico que posee un coeficiente de expansión térmico prácticamente nulo. Tiene forma curva y un agujero en el centro. El responsable técnico del proyecto, Javier Cenarro, señaló que la pieza ha sido enviada a Bélgica para el pulido final. Este proceso se ha de realizar con una precisión del orden de décimas de micra para que la imagen obtenida a través de él sea completamente nítida.

La fabricación de la estructura del telescopio, diseñado para realizar movimientos de precisión y para producir grandes barridos del cielo que permitan una completa cartografía del cosmos, se desarrolla al ritmo previsto, según explicó Cenarro. A finales de octubre, un equipo de expertos astrónomos de todo el mundo dio el visto bueno al diseño preliminar de este equipo, y a principios de marzo del próximo año se llevará a cabo la revisión final, de manera que pueda comenzar entonces su construcción.

La unión temporal de empresas, formada por la belga Amos y la española Torrescámara, es la encargada del montaje de las instalaciones y del equipamiento del observatorio, integrado por un telescopio principal y otro auxiliar, por un presupuesto de 13,2 millones de euros. En la elaboración de los equipos de observación participan los mejores especialistas del mundo. Mientras que Amos se encarga de su estructura, los espejos se han fabricado en Alemania y Rusia. Las lentes se pulirán en una empresa de California, especializada en equipamiento de satélites espaciales y telescopios. Por otro lado, la construcción de los edificios que albergarán los telescopios, a unos 2.000 metros de altitud, se ha paralizado durante el periodo invernal. La extrema climatología de Javalambre en invierno hace inviable realizar cualquier obra civil. No obstante, se han podido concluir los exteriores de los dos edificios auxiliares y de la galería subterránea que comunicará todo el complejo y se podrán llevar a cabo trabajos en el interior de las construcciones.

Etiquetas